Archive for the ‘Alcohólicas’ Category

La radiación ultravioleta puede mejorar la composición de la uva y la calidad del vino

Thursday, August 21st, 2014

Ciencia y Alimentación. La radiación ultravioleta puede mejorar la composición de la uva y la calidad del vino. Rafael Barzanallana
La radiación ultravioleta (UV) afecta a la expresión de varios genes relacionados con la biosíntesis-fenilpropanoides, que a su vez afecta a la composición final de las uvas y a la calidad del vino. Sin embargo, la plena influencia de la radiación solar en la uva aún hoy hace que sus detalles sigan siendo un gran misterio.

Investigadores de la Universidad de La Rioja han encontrado 121 genes de uva que habían alterado sus expresiones debido a la radiación ultravioleta del sol. Los análisis de la piel de la uva reveló que los genes de respuesta regulados por la radiación ultravioleta eran en su mayoría de UV-B. También fueron alterados los genes secundarios relacionados con el metabolismo incluyendo biosintética flavonol y genes biosintéticos monoterpenoides.

Los resultados sugieren que la biosíntesis y acumulación de metabolitos secundarios, que añade calidad en la elaboración del vino, han sido provocadas por exposición a la radiación ultravioleta. Esto puede conducir a tratamientos o prácticas en las que se aumente la radiación ultravioleta solar en los viñedos para mejorar las características de uva.

Fuente: BMC Plant Biology

 

Método para distinguir el vino de La Rioja a través de dos alcoholes

Tuesday, November 12th, 2013

RMN para detectar vinosLa investigadora riojana Eva López Rituerto ha desarrollado un método que, mediante la utilización de resonancia magnética, le ha permitido distinguir el vino elaborado en bodegas de la DOCa Rioja, a través de dos alcoholes, en función de las parcelas en las que se ha criado la vid del que procede. Doctora en Químicas por la Universidad de La Rioja (UR), López Rituerto ha conseguido con esta investigación el Premio a la mejor tesis doctoral que otorga el Grupo Especializado de Resonancia Magnética Nuclear de España (GERMN). Según ha informado la UR, en una nota, en los últimos tres años, la investigadora ha estudiado un centenar de muestras de mostos y vinos elaborados con la variedad tempranillo por nueve bodegas de la Denominación de Origen Calificada (DOCa) Rioja que son cooperativas, con el objetivo de garantizar que las muestras proceden de las mismas parcelas.

La técnica de resonancia magnética nuclear (RMN) permite analizar en paralelo todas estas muestras, observar las diferencias entre una muestra de vino y otra, y determinar cuál es el patrón más diferente y semejante entre ellas, en función de la bodega de origen.

En este sentido, Eva López Rituerto ha localizado dos alcoholes -el isopentanol y el isobutanol, dos de los más de sesenta que conforman un vino- como bioindicadores que permiten discriminar y diferenciar los vinos de bodegas de la DOCa Rioja elaborados en parcelas cercanas e, incluso, conlindantes.

El GERMN, que le ha concedido el Premio, dotado con mil euros, pertenece a la Real Sociedad Española de Química y está formado, actualmente, por 209 miembros de los principales centros de investigación de España.
Su finalidad es promover y potenciar el desarrollo de la investigación y de la enseñanza en cualquier área de la Resonancia Magnética Nuclear.

Fuente: Alimentariaonline

 

Primeros auxilios para los productores de viñedos

Thursday, March 8th, 2012

Ciencia y Alimentación. Detección de levaduras en uva. Rafael Barzanallana
Sea o no para vino resulta que  las esperanzas de un enólogo dependen de la calidad de las levaduras, controlan la fermentación  y crean el sabor distintivo. Un nuevo sensor permite a los enólogos determinar si el mosto de uva contiene los microorganismos correcto antes de que la fermentación siquiera ha comenzado.

Un buen vino es inconfundible. Tiene su propio sabor especial, y su propiedad característica es su aroma singular . Nada de esto sucede por accidente: la producción de vinos de calidad es una forma de arte por derecho propio. El viticultor tiene que plantar la variedad adecuada de uva, cosechar y presionar en el momento justo y guardar el jugo de uva para la fermentación correctamente. ”Incluso si usted consigue todo bien en los preparativos, es todavía un año de riesgo “, explica el Dr. Mark del Instituto Fraunhofer de Biología Molecular y Ecología Aplicada IME. No es la localización adecuada, el tipo de uva y el grado de madurez lo que le dan a un vino de ‘algo especial’, las levaduras que son activos durante el proceso de fermentación son tan importantes. Estas levaduras son microrganismos naturales que ocurren en áreas donde se produce vino. Cada viñedo tiene la levadura característica de la población, y esto es lo que le da al vino un sabor distintivo propio. Sólo aquellos que utilizan las tesis de los enólogos de levaduras silvestres para la fermentación espontánea tienen la oportunidad de producir un vino realmente de primera clase que cosecha los elogios de los conocedores y su aprobación.

La fermentación espontánea, no está exenta de riesgos, sin embargo, ya que no todas las levaduras salvajes tienen un efecto positivo en el desarrollo de un vino. Hay algunos “chicos malos” que generan sabores desagradables o incluso impiden el proceso de fermentación. Los enólogos mantienen siempre un seguimiento muy de cerca el proceso de manera que añaden levaduras cultivadas, si considera Canon. ”Complementar el vino de tal manera tiene efectos perjudiciales sobre las vinos de calidad, sin embargo, y el vino resultante está destinado a la mediocridad”, afirma Bücking. El investigador científico no sólo es un amante del vino y conocedor, sino también un especialista en análisis. Él y su equipo han desarrollado un prototipo de equipo que los enólogos pueden utilizar para comprobar si las levaduras presentes en el vino son realmente las correctas. Los expertos presentarán su trabajo en la Anuga FoodTec de comercio justo en Colonia del 27 al 30 marzo 2012.

El detector no es más grande que un teléfono celular, y cabe en cualquier bolsillo del pantalón. Contiene diez tubos de plexiglás pequeños, cada uno sensibilizado con anticuerpos. El enólogo tiene una pipeta y debe llenar los tubos con vino,  cualquier levadura que se encuentra con un anticuerpo coincidente en las paredes de los tubos se adhiere a los lados. La reacción que bioquímica que sigue produce un cambio de color fácilmente reconocible: el pequeño tubo se vuelve azul. ”Ya podemos detectar una media docena de diferentes tipos de levadura en un corto espacio de tiempo sólo con este prototipo”, explica. ”Dependiendo de lo que el enólogo desea, es posible analizar las” buenas “, codiciadas levaduras o las ‘malas’, las indeseables La tecnología es muy flexible. Todo lo que tienes que hacer lo realizan los anticuerpos”.

Aparte de la identificación de “chicos malos”, la tecnología de análisis también se puede utilizar para detectar hongos, bacterias y virus que causan enfermedades en plantas, por ejemplo. Hasta ahora era sólo grandes laboratorios los que podrían llevar a cabo tales análisis microbiológicos. El envío a ellos de las muestras y tener que esperar a que éstas se analizaran coste lleva tiempo. Como  Bücking dice: “Todo es mucho más rápido con el kit de prueba de anticuerpo. es posible llevar a cabo la prueba in situ y así ganar un tiempo precioso.”.

Proporcionado por Fraunhofer-Gesellschaft  (news : web)

La bebida de cereales fermentados de los sumerios, pudo no haber sido la cerveza

Wednesday, January 18th, 2012

Ciencia y Alimentación. Bebidas fermentadas de trigo de los sumerios. Rafael BarzanallanaLos hallazgos arqueológicos de tabletas cuneiformes y los restos de diferentes barcos de más de 4 000 años de antigüedad muestran que incluso en torno a los albores de la civilización, el jugo fermentado de cereales fue muy disfrutado por los habitantes de Mesopotamia. Sin embargo, además de los dos ingredientes básicos, la cebada y espelta (una especie de trigo), la cerveza producida en los tarros de arcilla de los sumerios es un misterio. A pesar de la abundancia de hallazgos y las tradiciones de escribas que apuntan a un gran amor por las bebidas de cereales fermentados, la reconstrucción de los antiguos métodos de elaboración de la cerveza es muy difícil, de acuerdo con el historiador de la ciencia y la escritura cuneiforme, el estudioso Peter Damerow del Instituto Max Planck para la Historia de la Ciencia en Berlín (Alemania). Un artículo científico por Damerow, quien falleció a finales de noviembre de 2011 en Berlín, examina cuidadosamente las tecnologías de fabricación de la cerveza de los sumerios. Sin embargo, el autor también expresa grandes dudas acerca de si la bebida popular en la antigüedad fue incluso la cerveza.

De acuerdo con Damerow, incluso el “Himno de Ninkasi”, una de las fuentes más importantes en el antiguo arte de la elaboración de  cerveza, no proporciona ninguna información confiable acerca de los componentes y los pasos del proceso de elaboración de la cerveza. Este texto lírico del período babilónico antiguo alrededor de 1800 ane es un poema mitológico o una canción que glorifica la fabricación de cerveza. A pesar de la versificación elaborada, Damerow estima que el procedimiento de elaboración de la cerveza no está concluyente de la forma en que está descrito. Simplemente ofrece un registro incompleto de las etapas individuales. Por ejemplo, no hay ninguna pista de cómo la germinación del grano se  interrumpe en el momento adecuado. Sólo se puede especular que la cebada estaba en capas y que la germinación fue detenido por el calentamiento y el secado del grano tan pronto como el embrión de la raíz tenía el tamaño adecuado.

Además, el contenido del himno no encaja en los resultados del experimento de alto Bazi. Este fue un experimento de elaboración de  cerveza llevado a cabo por arqueólogos de la Universidad Ludwig Maximilian de Munich, junto con expertos del Center of Life and Food Sciences Weihenstephan en la Technische Universität München, con la intención de reconstruir los procesos de elaboración de la cerveza antigua. Utilizando maceración en frío, los arqueólogos lograron producir una mezcla de cebada y espelta y ajustar el nivel de alcohol cambiando el porcentaje de agua, sin embargo, en opinión de Damerow, este resultado también debe ser tratado con escepticismo. Nada sugiere que un proceso de producción que trabajó bajo las condiciones especiales de alto Bazi debe haber trabajado en la misma forma que en otros lugares de Mesopotamia, ya que las condiciones locales son muy variables. De hecho, el único experimento demuestra cómo los modernos métodos se pueden utilizar para producir una cerveza en las mismas condiciones que prevalecían en Bazi Alto.

Estas incertidumbres conducen a una pregunta, que el autor considera “más fundamental”: en qué medida es en absoluto posible comparar los productos antiguos con los modernos? “Dado nuestro limitado conocimiento sobre los procesos de elaboración de la cerveza sumeria, no podemos decir con seguridad su producto final, incluso el contenido de alcohol”, escribe Damerow. No hay manera de comprobar si la cerveza no era más similar a la bebida kvas de trigo de Europa del Este que la alemana Pilsner, Altbier o cerveza de trigo.

Sin embargo, Damerow considera que el enfoque de los científicos en el experimento puede ser una buena manera de encontrar las respuestas a las preguntas sobre la historia temprana del arte de la elaboración de la cerveza. “Estos esfuerzos de investigación interdisciplinaria podrían conducir a una mejor interpretación del ‘Himno de Ninkasi” que es actualmente aceptado entre los especialistas que trabajan en la literatura cuneiforme “, dice Damerow.

Fuente: Max Plank Gesselschaft

 

Efectos del alcohol en el cerebro

Sunday, July 17th, 2011

Un equipo de investigadores de la Universidad Washington en San Luis (Estados Unidos) ha identificado las neuronas implicadas en los procesos de amnesia tras consumir bebidas alcoólicas en exceso y el mecanismo molecular que parece estar detrás. Según los resultados publicados en el Journal of Neuroscience, la exposición a grandes cantidades de alcohol no mata necesariamente las neuronas cono se venía creyendo. Lo que ocurre es que el alcohol actúa sobre unos receptores neuronales del glutamato, los llamados NMDA, que hacen que las neuronas produzcan esteroides que, a su vez, inhiben la potenciación a largo plazo (PLP), un proceso que fortalece las conexiones entre neuronas y que es crucial para el aprendizaje y la memoria. Estos resultados pueden llevar a nuevas estrategias para mejorar la memoria.

Los científicos realizaron los experimentos con neuronas del hipocampo de ratas. Cuando trataron las células del hipocampo con cantidades moderadas de alcohol la PLP no se veía afectada, pero la exposición a cantidades grandes de etanol inhibía este mecanismo de formación de la memoria. Un análisis posterior reveló que el efecto del alcohol sobre los receptores NMDA producía señales contradictorias, y esto sería lo que bloquea las señales neuronales que crean los recuerdos. De hecho, aproximadamente la mitad de los receptores NMDA se ve bloqueada por el alcohol y la otra mitad activada, lo que hace que la neurona fabrique esteroides [parte izquierda de la imagen; a la derecha neuronas sin exposición al alcohol] que impiden la plasticidad neuronal, lo que impide la PLP, lo que anula la formación de recuerdos.

Los investigadores también pudieron descartar que el alcohol matase neuronas o que las dañase de cualquier otra forma que los científicos pudiesen detectar. Incluso a los altísimos niveles de alcohol que llegaron a usarse en el estudio no se encontraron diferencias en la forma de comunicación de las neuronas aparte de las descritas más arriba. Borracho perdido (antes del coma etílico) sigues procesando información, no estás anestesiado, no estás inconsciente, pero no formas recuerdos.

El etanol puede que no mate neuronas, pero sigue teniendo una gran cantidad de efectos perniciosos, desde adictivos y cambios de la conducta y percepción del riesgo, a daños en otros órganos del cuerpo, en especial el hígado.

Lo expresado más arriba trata de estudios con cerebros de rata en condiciones de laboratorio controladas. Cualquier extrapolación a humanos es prematura.

Ampliar información en:  EXPERIENTIA DOCET

Identifican en qué puede radicar el efecto aparentemente protector para la salud cardíaca del alcohol

Monday, December 27th, 2010

Diversos estudios apoyan la hipótesis de que beber moderadamente es beneficioso para la salud cardiovascular, y ahora se ha descubierto en qué podría radicar exactamente ese aparente efecto protector del alcohol. Este hallazgo podría ayudar a desarrollar un nuevo tratamiento para algunas enfermedades cardíacas, que imitase los efectos beneficiosos del consumo moderado de alcohol, sin necesidad de tener que promover el consumo del mismo, que no está exento de riesgos, como todo el mundo sabe.

En el nuevo estudio, el equipo de la Dra. Eileen M. Redmond, del Centro Médico de la Universidad de Rochester, constató que el alcohol, consumido de manera moderada, inhibe a una clase de proteína, Notch, llevando a evitar la acumulación de células de músculo liso en los vasos sanguíneos, una acumulación que contribuye al estrechamiento de las arterias y puede conducir a un ataque cardíaco o a un derrame cerebral.

Información adicional en:

Fuente:  Amazings

Vinos y alergia por glicoproteínas

Wednesday, November 17th, 2010

Científicos han identificado un culpable misterioso, que amenaza con dolores de cabeza, congestión nasal, erupción cutánea y otros síntomas de alergia cuando más de 500 millones de personas beben vino en todo el mundo. El descubrimiento podría ayudar a los productores de vino en el desarrollo de las primeras cosechas alergénicas baja – tintos y blancos con menos potencial de desencadenar síntomas de alergia. El nuevo estudio aparece en la revista mensual Journal of Proteome Research.

Giuseppe Palmisano y sus colaboradores han considerado la creciente preocupación sobre el potencial de determinados ingredientes en el vino tinto  y blanco para causar síntomas de tipo alérgico, que van desde la nariz tapada a dolores de cabeza y a dificultad para respirar.  Las denominadas alergias al vino se producen en un ocho por ciento de personas en todo el mundo.

Sólo el uno por ciento se debe a los sulfitos, el azufre que contienen las sustancias que los enólogos añaden al vino para evitar su deterioro y que también se producen naturalmente.  Sin embargo, los componentes del vino que desencadenan alergias en el siete por ciento restante no son claras.  Los estudios sugieren que las glicoproteínas – proteínas recubiertas con azúcar  que se producen  naturalmente al fermentar las uvas – pueden ser responsables.  Sin embargo, los científicos sabían poco sobre la estructura y función de estas sustancias en el vino.

En el análisis del italiano Chardonnay  con 28 glicoproteínas, se han identificado algunas por primera vez. Los científicos descubrieron que muchas de las glicoproteínas de uva tenían estructuras similares a alergenos conocidos, incluyendo las proteínas que desencadenan reacciones alérgicas a la ambrosía y el látex.  El descubrimiento abre la puerta al desarrollo de procesos de vinificación que minimicen la formación de las glicoproteínas culpable y ofrecen a los consumidores vinos de bajo contenido en alergénicos.

Más información: “Glycoproteomic profile in wine: a ‘sweet’ molecular renaissance”, Journal of Proteome Research .  “el perfil Glycoproteomic en el vino: un” dulce “renacimiento molecular”, Journal of Proteome Research.

Proporcionado por  American Chemical Society ( noticias : web )

Bebidas energéticas populares tienen riesgos ocultos

Tuesday, November 16th, 2010

Las bebidas energéticas son enormemente populares, pero una sola podría darte más cafeína que una taza de café, según un estudio. Además, esa cafeína podría combinarse con otros ingredientes de forma potencialmente peligrosa, siendo el consumo de bebidas energéticas con alcohol una preocupación concreta.

“Lo que sabemos es que una bebida típica energizante puede tener hasta una cuarta parte de una taza de azúcar y más cafeína que una fuerte taza de café”, dijo John Higgins, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Texas en Houston, que lideró un estudio publicado en el número de este mes de Mayo Clinic Proceedings.

El contenido de cafeína de las bebidas energéticas va desde 70 a 200 mg por cada alrededor de casi medio litro servido. En comparación, una taza de café de unos 235 ml puede contener entre 40 a 150 mg dependiendo de cómo se prepare.

Aún más problemático es cómo los ingredientes a menudo no mencionados en las etiquetas – como el estimulante herbal guaraná, el aminoácido taurina y otras hierbas, minerales y vitaminas – pueden interactuar con la cafeína, indicó a Reuters Health.

Lo que preocupa es cómo esta interacción podría afectar al ritmo cardíaco, la tensión arterial e incluso estados mentales, especialmente cuando se consume en grandes cantidades, con alcohol, o por parte de atletas.

Higgins y sus colegas revisaron la literatura médica sobre bebidas energéticas y sus ingredientes entre 1976 y 2010, y descubrieron que se habían hecho pocas investigaciones sobre su impacto. Algunos pequeños estudios, normalmente sobre jóvenes adultos físicamente activos, han demostrado que las bebidas pueden incrementar la tensión arterial y el ritmo cardíaco Pero las evidencias de efectos más graves como ataques cardíacos o de otro tipo y fallecimientos son anecdóticos, escribieron.

Noruega, Dinamarca y Francia prohibieron Red Bull después de que un estudio demostrara que ratas que “fueron alimentadas con taurina exhibieron un comportamiento extraño, incluyendo ansiedad y automutilación”.

“No somos ratas, pero el consumo ha dado muestras de estar asociado de un modo concluyente con comportamiento de alto riesgo”, dijeron Higgins y sus colegas.

Las bebidas energéticas se promocionan a menudo para, y son usadas por, atletas para recibir un “empujón extra”.

Pero Higgins y su grupo subrayaron que basándose en cómo la cafeína y algunos otros ingredientes afectan al cuerpo, hay un riesgo de que las bebidas energéticas puedan deshidratar seriamente a sus consumidores.

“La posibilidad de deshidratación e incremento de la presión sanguínea hacen que el agua o las bebidas deportivas de un octanaje menor, que contienen electrolitos, algunos minerales y carbohidratos, sean una mejor opción”, añadió.

Los no atletas no deberían beber más de una al día, no mezclarlas nunca con alcohol, y beber mucha agua tras hacer ejercicio. La gente con hipertensión no debería beberlas nunca, y la gente con problemas de salud como enfermedades cardíacas debería consultar a sus médicos antes de consumirlas.

Fuente:  MedlinePlus

El 23% de los bebedores habituales son resistentes a la resaca, pero no se sabe el porqué

Saturday, October 9th, 2010

La resaca son los síntomas de un consumo elevado de alcohol, como dolor de cabeza, náuseas, sed y fatiga. Las causas fisiológicas de la resaca son desconocidas, pero los estudios estadísticos, la mayoría basados en encuestas, indican que la propensión a la resaca en individuos expuestos a similares cantidades de alcohol varía de una persona a otra. En bebedores habituales se ha encontrado que el 23% de ellos no experimenta resaca tras su consumo habitual de alcohol (según un análisis de la literatura científica sobre la resaca). ¿Por qué el 23% de los bebedores habituales parece resistente a la resaca? Los investigadores no lo saben, aunque creen que la causa es una combinación de los patrones de consumo (qué, cómo y dónde se consume) y de factores genéticos o hereditarios. Los interesados en leer el estudio agradecerán que es de acceso gratuito: Jonathan Howland, Damaris J. Rohsenow, Erika M. Edwards, “Are Some Drinkers Resistant to Hangover? A Literature Review,” Current Drug Abuse Reviews 1: 42-46, 2008.

Esto viene a colación porque he incluido una respuesta a la pregunta de Yoryoryo, “¿Por qué sienta tan mal la mezcla de distintas bebidas alcohólicas?,” Cientifi.net, 25 Sep. 2010. Quisiera compartir dicha respuesta con vosotros.

“Las bebidas alcohólicas con color oscuro (como el bourbon o el whisky) producen peores resacas tras una borrachera que las bebidas sin color (como el vodka o la ginebra) debido a que tienen más congéneres, sustancias diferentes del alcohol (etanol) que se forman en la fermentación de la bebida. El bourbon contiene 37 veces más congéneres que el vodka. La causa principal de la borrachera es el etanol, pero los congénere empeoran sus efectos.” Extraído de mi blog, donde se discutió el artículo técnico de Damaris J. Rohsenow et al., “Intoxication With Bourbon Versus Vodka: Effects on Hangover, Sleep, and Next-Day Neurocognitive Performance in Young Adults,” Alcoholism: Clinical and Experimental Research, Published Online: 17 Dec 2009.

La hipótesis de que las borracheras dependen de los congéneres de la bebida consumida es muy antigua. Por congéneres entendemos el metanol, polifenoles, aminas, amidas, acetonas, etc. que se producen durante la fermentación. Su importancia fue comprobada empíricamente por G.L.S. Pawan “Alcoholic drinks and hangover effects,” The Proceedings of the Nutrition Society 32: 15A, 1973, y confirmada desde entonces por muchos autores. Entre los congéneres que afectan a la borrachera el más estudiado es el metanol (de hecho, se ha llegado a proponer como “cura” para la resaca la administración de pequeñas dosis de metanol). Pero se sabe que el metanol no es el único culpable de la resaca, ya que también la provocan bebidas (como el vino de calidad) que lo contienen en muy baja concentración. A los que tengan acceso les recomiendo el artículo de revisión de Gemma Prat, Ana Adan, Miquel Sánchez-Turet (Universidad de Barcelona) “Alcohol hangover: a critical review of explanatory factors,” Human Psychopharmacology: Clinical and Experimental 24: 259–267, June 2009. Gratis podéis leer Robert Swift, Dena Davidson, “Alcohol Hangover Mechanisms and Mediators,” Alcohol Health & Research World 22: 54-60, 1998.

Artículo completo en: Francis (th)E mule Science’s News

La genética puede determinar la sensibilidad a la conducta frente a la bebida de otras personas

Thursday, July 22nd, 2010

Su amigo entra en un bar.  Se mueve furtivamente hacia la barra y solicita una bebida ¿esto te hace más propenso a consumir un trago?  De acuerdo con los nuevos hallazgos publicados en la revista “Psychological Science”, una revista de la “Association for Psychological Science”, la genética puede determinar la medida en que usted está influenciado por señales  sociales para la bebida – señales, tales como anuncios, bebidas colocadas en un bar y ver a otras personas a su alrededor bebiendo.

Beber alcohol aumenta los niveles de dopamina – un producto químico del cerebro que causa placer y nos hace sentir bien. El  gen  receptor de la dopamina D4 (DRD4), se  ha demostrado que está implicado en la motivación de la búsqueda de recompensas.  La investigación ha sugerido que portar   una forma específica (o versión) de este gen – una que incluye  siete o más repeticiones de un sector determinado del gene – puede estar asociado con ansiedad causada por las señales relacionadas con el alcohol. La científica psicóloga Helle Larsen de la Universidad de Radboud en los Países Bajos y sus colegas querían saber si en esta variante del gen 7-repetido desempeña un papel en cómo un individuo responde a las señales relacionadas con el alcohol.

Para este experimento, los voluntarios se integraron en una barra de laboratorio (una habitación con el aspecto de un pub irlandés) para  supuestamente valorar una serie de comerciales. Después de que los voluntarios calificaron varios de ellos, se les dijo que habría una pausa de 30 minutos – y que durante este descanso, podían tomar para sí mismo cualquiera de las bebidas alcohólicas y sin alcohol que estaban disponibles en el bar. Los cómplices (los participantes que sabían lo que el estudio pretendía) fueron entrenados para pedir bebidas inmediatamente – los que iban a iniciar el consumo de bebidas – y los investigadores observaron  los seguimientos de los voluntarios. Además se obtuvieron de los participantes muestras de saliva para el análisis de ADN.

Los resultados mostraron un efecto entre cuanto bebían  los cómplices y la variante genética en el consumo de alcohol de los voluntarios:  Cuando el cómplice fue visto consumir tres o cuatro bebidas, los portadores de la forma 7-repetida del gen consumían más del doble de vasos de alcohol de lo que hicieron los no portadores de la variante del gen.  Sin embargo, cuando el cómplice consume sólo una copa, no hubo diferencia en el consumo de alcohol entre los portadores y los no portadores. Estos hallazgos sugieren que los individuos portadores de esta forma del gen DRD4 pueden ser más sensibles que los no portadores frente a la conducta de beber de otras personas.

Los autores señalan: “El llevar el genotipo DRD4 7-repetido puede aumentar el riesgo de consumo de alcohol o abuso  al estar un tiempo con personas de gran consumo”.  Llegan a la conclusión: “Si la gente está o no conectada a adaptar su consumo a la elección y el ritmo de los demás puede depender en parte de su susceptibilidad genética a las señales de beber.”

Fuente: EurekAlert¡

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...