Archive for the ‘Biología’ Category

Es un mito: La ‘regla de los cinco segundos’ NO existe

Monday, September 19th, 2016

Apple Ice Cream

Durante mucho tiempo, la llamada “regla de los cinco segundos” ha sido ampliamente discutida.

De hecho, los estudios son contradictorios al respecto. Algunos, como el estudio de 2014 de laUniversidad de Aston, aseguran que la regla de los cinco segundos es cierta y comer comida que ha caído del suelo transcurrido menos tiempo del comentado sería totalmente seguro. Sin embargo, un estudio de 2007 publicado en el Journal of Applied Microbiology afirmaba todo lo contrario: La regla de los cinco segundos no es real.

Ahora, un nuevo grupo de investigadores de Rutgers, cuyo estudio se ha publicado recientemente enApplied and Environmental Microbiology, ha vuelto a examinar el asunto. ¿Es realmente seguro recoger comida que ha caído al suelo rápidamente y consumirla sin más? Según estos investigadores, capitaneados por Donald Schaffner, la regla de los cinco segundos NO existe.

Qué dice la ciencia sobre la regla de los cinco segundos

Como podréis imaginar, la sandía fue la que más se contaminó. Por su parte, los caramelos fueron los alimentos menos contaminados. Esto se produce por la humedad, pues las bacterias no tienen patitas para moverse, por lo que usan la humedad como medio de transferencia. Tanto si la superficie es húmeda como si lo es el alimento, más riesgo habrá de que las bacterias lleguen a contaminar.

Evidentemente, el tiempo de contacto también es importante: A mayor tiempo de contacto con el suelo, mayor riesgo de contaminación del alimento. Curiosamente, la alfombra fue la superficie con menor contaminación en comparación a las baldosas o al acero inoxidable. La madera era más variable.

Por todo esto, los investigadores afirman que la regla de los cinco segundos es “real” según la situación: A menor tiempo de contacto, menor riesgo de contaminación. Sin embargo, hay que tener en cuenta factores como la naturaleza del alimento o el tiempo de superficie. En algunos casos, la contaminación es instantánea (como la sandía).

Ampliar en: omicrono

El mito de la agricultura orgánica

Sunday, September 18th, 2016

Agricultura Ecologica

Los productos orgánicos -desde los alimentos hasta las panaceas para el cuidado de la piel y los cigarrillos- están muy en boga. Supuestamente, sólo el mercado global de alimentos orgánicos hoy supera los 60000 millones de dólares anuales. La Comisión Europea parece compartir las opiniones de los devotos orgánicos: su visión oficial de la agricultura y los alimentos orgánicos es “Si es bueno para la naturaleza, es bueno para usted”. Pero no existen pruebas persuasivas de ninguna de las dos cosas.

Un meta-análisis de datos realizado en 2012 a partir de 240 estudios concluyó que las frutas y las verduras orgánicas, en promedio, no eran más nutritivas que sus pares convencionales más económicas; tampoco tenían menos probabilidades de estar contaminadas por bacterias patógenas como la E. coli o la salmonela -un hallazgo que sorprendió inclusive a los investigadores-. “Cuando iniciamos este proyecto”, dijo Dena Bravata, integrante del equipo de investigación, “pensamos que tal vez habría algunos hallazgos que respaldarían la superioridad de los alimentos orgánicos por sobre los convencionales”.

Mucha gente compra alimentos orgánicos para evitar la exposición a niveles nocivos de pesticidas. Pero ése es un razonamiento escasamente válido. Si bien las frutas y las verduras no orgánicas tenían más residuos de pesticidas, los niveles en más del 99% de los casos no superaban los umbrales de seguridad conservadores establecidos por los reguladores.

Es más, la vasta mayoría de las sustancias pesticidas encontradas en los productos ocurren “naturalmente” en las dietas de la gente, a través de alimentos orgánicos y convencionales. El bioquímico Bruce Ames y sus colegas determinaron que “el 99,9% (por peso) de los pesticidas en la dieta estadounidense son sustancias químicas que las plantas producen para defenderse. Sólo se han detectado 52 pesticidas naturales en pruebas de cáncer animal en altas dosis, y sólo 27 de ellos son carcinógenos de roedores; estos 27 están presentes en muchos alimentos comunes”.

La conclusión es que las sustancias químicas naturales tienen las mismas probabilidades que las versiones sintéticas de resultar positivas en estudios de cáncer animal, y “en las dosis bajas de la mayoría de las exposiciones humanas, los peligros comparativos de los residuos de pesticidas sintéticos son insignificantes”. En otras palabras, los consumidores que compran alimentos orgánicos costosos para evitar la exposición a los pesticidas concentran su atención en el 0,01% de los pesticidas que consumen.

Irónicamente, tanto en Europa como en Norteamérica, la designación “orgánico” es en sí misma una construcción burocrática sintética -y tiene escaso sentido-. Prohíbe el uso de pesticidas químicos sintéticos, con algunas excepciones pragmáticas. Por ejemplo, la política de la UE establece que “reglas previstas de flexibilidad” pueden compensar las “diferencias climáticas, culturales o estructurales locales”. Cuando no hay alternativas apropiadas, se permiten algunas sustancias químicas sintéticas (estrictamente enumeradas).

De la misma manera, en Estados Unidos, existe una extensa lista de excepciones específicas para las prohibiciones. Pero la mayoría de los pesticidas “naturales” -así como el excremento animal cargado de patógenos, para su uso como fertilizante- están permitidos.

Otro razonamiento para comprar orgánico es que, supuestamente, es mejor para el medio ambiente natural. Pero los bajos rendimientos de la agricultura orgánica en ambientes del mundo real -normalmente 20%-25% por debajo de la agricultura convencional– imponen varias exigencias a la tierra de labranza y aumentan el consumo de agua sustancialmente. De acuerdo con un reciente meta-análisis británico, las emisiones de amoníaco, la lixiviación de nitrógeno y las emisiones de óxido nitroso por unidad de producción eran superiores en los sistemas orgánicos que en la agricultura convencional, al igual que el uso de la tierra y el potencial de eutroficación -respuestas adversas del ecosistema a la incorporación de fertilizantes y desechos- y acidificación.

Una anomalía de cómo se define “orgánico” es que la designación en realidad no se centra en la cualidad, composición o seguridad de los alimentos. Más bien, comprende un conjunto de prácticas y procedimientos aceptables que un agricultor piensa utilizar. Por ejemplo, un pesticida químico o polen de plantas modificadas genéticamente que vuela de un campo adyacente a un cultivo orgánico no afecta la condición de la cosecha. Las reglas de la UE son claras: se pueden etiquetar los alimentos como orgánicos siempre y cuando “los ingredientes que contengan organismos modificados genéticamente penetren en los productos de manera no intencional” y representen menos del 0,9% de su contenido.

Para concluir, muchas personas que se sienten seducidas por el romanticismo de la agricultura orgánica ignoran sus consecuencias humanas. El agricultor norteamericano Blake Hurst nos ofrece un recordatorio: “Las malezas siguen creciendo, incluso en policultivos que emplean métodos de agricultura holísticos y, sin pesticidas, la erradicación manual de las malezas es la única manera de proteger un cultivo”. El trabajo pesado y agobiante del desherbado manual suele recaer en las mujeres y los niños.

Por supuesto, deberían existir productos orgánicos para que los puedan comprar aquellas personas que sienten que los deben tener y los pueden pagar. Pero la realidad es que comprar no orgánico es mucho más costo-efectivo, más humano y más responsable en términos ambientales.

*Henry I. Miller, médico y biólogo molecular, es el Robert Wesson Fellow en Filosofía Ciencia y Política Pública en la Hoover Institution de la Universidad de Stanford. Fue el director fundador de la Oficina de Biotecnología de la Food and Drug Administration de Estados Unidos y es el autor de La Frankenfood Mito.

 

Fuente artículo: Project Syndicate

Los alimentos orgánicos no son más saludables y seguros que los convencionales

Saturday, August 20th, 2016

Los alimentos orgánicos se ha convertido en el sector de más rápido crecimiento de la industria de alimentos en Estados Unidos, con ventas que aumentan de a dos dígitos cada año. Mucha gente que los consume siente como que se está ayudando a sí misma y al planeta.

Pero la verdad es que no hay más beneficios para la salud por comer alimentos orgánicos. Además, es probable que sea peor para el medio ambiente.

No son más nutritivos ni más seguros

Una etiqueta orgánica envía nuestro escepticismo y sentido común por la ventana. En un estudio publicado en Food Quality and Preference los participantes consumieron dos series de productos alimenticios absolutamente idénticos, unos marcados como “orgánicos” y otros que no. Declararon que la comida que creen que es “orgánica” era más baja en calorías y más nutritiva, y estaban dispuestos a pagar un 16% a un 23% más.

De nuevo en 2012, la Universidad Stanford publicó un estudio con resultados de cuatro décadas de investigación que comparó la comida orgánica y regular. Ellos esperaban encontrar pruebas de que los orgánicos fueran nutricionalmente superiores.  Su conclusión“A pesar de la percepción generalizada de que los alimentos producidos orgánicamente son más nutritivos que los convencionales, no hemos podido encontrar pruebas sólidas para apoyar esta percepción”.

Un nuevo estudio, publicado este año en Cogent Food & Agriculture, muestra la misma cosa: “Los resultados de los estudios científicos no demuestran que los productos orgánicos sean más nutritivos y más seguros que los alimentos convencionales”.

Tampoco son mejores para el planeta

“No importa eso”, dirá mucha gente, “Yo no como orgánicos debido a los beneficios para la salud, sino porque me importa el planeta”. Pero esto es todavía más erróneo.

Sí, la agricultura ecológica hará que en un campo un agricultor utilice menos energía, generando menos gases de efecto invernadero y con menos fugas de nitrógeno. Pero tengan en cuenta la imagen más grande: la agricultura ecológica es mucho, mucho menos eficiente que la agricultura regular. El agricultor necesitará más campos para hacer crecer la misma cantidad de productos. No sólo porque por ser orgánico significa menos fertilizantes y más insectos y plagas, sino también porque la tierra tiene que estar vacía o ser plantadas con leguminosas para reconstruir la fertilidad entre los ciclos de cultivo.

Un gran estudio realizado en Europa, publicado en Journal of Environmental Management, encontró que para producir el mismo galón de leche orgánica se necesita 59% más tierra. Para producir carne, se necesita 82% más tierra, y para los cultivos, más de 200%. Eso afectaría a una gran cantidad de bosques y otras extensas áreas de la naturaleza para ser destinadas al cultivo, y todo para sentirse mejor al comprar en el supermercado.

Si la producción agrícola de Estados Unidos fuera totalmente orgánica, significaría que tendríamos que convertir un área más grande que el tamaño de California en tierras de cultivo. Es lo mismo que la erradicación de todas las zonas verdes y tierras silvestres en 48 Estados.

Por otra parte, al comer algo orgánico, serías responsable de casi la misma cantidad de emisiones de gases de invernadero que si se hubieras elegido un producto regular. Esos son los gases que provocan el calentamiento global. Y los productos orgánicos significan más de algunas otras malas cosas ambientales: un 10% más de óxido nitroso, amoniaco y acidificación, al tiempo que contribuye casi un 50% más a la lixiviación de nitrógeno.

No evita el uso de pesticidas desagradables

La agricultura ecológica puede utilizar cualquier cosa y llamarle pesticida natural. Esto incluye también al sulfato de cobre, que la Universidad de Cornell describe como “altamente tóxico para los peces”, incluso a las dosis recomendadas y que ha causado enfermedad hepática en Francia. O piretrina, que es “extremadamente tóxico para los peces”, “altamente tóxico para las abejas”, y se ha relacionado con un aumento en la leucemia entre los agricultores.

Por supuesto, los alimentos convencionales no orgánicos tienen un mayor riesgo de contaminación por plaguicidas. Los cálculos aproximados indican que todos los plaguicidas utilizados en los Estados Unidos podrían causar aproximadamente 20 muertes por cáncer adicionales por año. Ahora bien, eso tiene la misma probabilidad de riesgo anual que una persona corre de ser mutilada a muerte por una vaca.

Si todos en EE.UU. fueran alimentados con productos orgánicos costaría $200 millones de dólares más al año. Este es dinero que no se podría gastar en cosas que importan.

Piensen en los habitantes más pobres del mundo, que necesitan alimentos más baratos, lo que significa una agricultura más eficiente. Se necesita un mejor acceso a los fertilizantes y pesticidas regulados, no menos.

Los compuestos orgánicos no son mejores para su salud, son peores para la naturaleza, y son terribles para los pobres del mundo. Este tipo de agricultura orgánica hace que las personas con más dinero lo gasten para apoyar prácticas agrícolas menos eficientes, y así sentirse mejor acerca de sus opciones de consumo.

La próxima vez que vean una etiqueta orgánica al menos permítanse una dosis de escepticismo sano.

Licencia CC

Fuente: Rebdo.org

Identificación de paleococineros por las marcas en los huesos

Friday, August 12th, 2016

Ciencia y Alimentación. Identificación de paleococineros por las marcas en los huesos. Rafael Barzanallana

Una investigación experimental encabezada por Antonio J. Romero del Departamento de Geografía, Prehistoria y Arqueología de la UPV/EHU muestra que las mordeduras humanas de huesos tienen características distintivas que permiten diferenciarlas de las producidas por otros animales, y que el cocinado previo de la carne influye en la aparición de estas marcas. Este estudio aporta valiosas conclusiones para el análisis de restos de comida encontrados en yacimientos.

Los yacimientos arqueológicos hablan de la vida cotidiana de las gentes de otros tiempos. Sin embargo, saber leer esta realidad no suele ser algo sencillo. Conocemos que las sociedades del Paleolítico vivían de la caza y la recolección, pero los huesos que se encuentran en los asentamientos prehistóricos no siempre son desperdicios de comida de las sociedades que allí vivían. O no sólo son eso. Este tipo de gentes eran nómadas y solían moverse constantemente por el territorio, por lo que sería habitual el merodeo de otros depredadores, como hienas o lobos, en busca de las sobras de comida de los humanos. O incluso, en determinado momento, los carnívoros podrían utilizar como refugio una cueva abandonada por las gentes de la Prehistoria y criar allí a sus cachorros, introduciendo huesos de los animales capturados para alimentarlos. Estos depredadores solían morder los huesos, dejando en ellos improntas de sus dientes.

Por tanto, es muy difícil identificar, por ejemplo, una paletilla de muflón consumida asada hace varios miles de años, de la que hoy sólo quedan algunos fragmentos de hueso. Para poder llegar a identificar casos como ese, una vía novedosa es analizar las marcas que generamos en los huesos los humanos durante el consumo de carne en la actualidad. Los seres humanos no sólo modificamos los huesos al usar sobre ellos cuchillos de piedra y al exponerlos al fuego para cocinarlos, sino que también producimos, como otros animales, marcas de mordeduras sobre las superficies óseas al arrancar la carne para alimentarnos.

… …

Ampliar en: Cuaderno de Cultura Científica

Qué es un transgénico, su valor alimentario y su seguridad

Tuesday, August 2nd, 2016

GMO Answers lanzó su nuevo portal en castellano, un espacio en el que se ofrecen recursos en español sobre los cultivos y alimentos transgénicos. En este post se muestran dos infografías que aportan información importante para el entendimiento básico de en qué consiste la biotecnología agraria y alimentaria.

La primera ofrece información acerca de qué es un OGM y por qué los agricultores eligen los organismos modificados genéticamente (OMG), respondiendo a preguntas básicas que preocupan a los consumidores. La segunda infografía se abordan las preguntas frecuentes sobre la salud y seguridad de los OMGs.

GMO Answers infografia OMGs

GMO Answers infografia seguridad OMGs

 

Como se modifican genéticamente los cultivos

Thursday, September 4th, 2014

Ciencia y Alimentación. Como se modifican los cultivos. Rafael Barzanallana

Cómo actúa la cafeína en el cerebro

Saturday, August 30th, 2014

El canal en YouTube AsapSCIENCE, dedicado a explicar aspectos científicos en situaciones de la vida cotidiana, trata en un vídeo sobre la cafeína. Naturalmente producimos adenosina, una sustancia química que regula la actividad del cerebro y la sensación de cansancio, este se acumula y por eso nos sentimos fatigados al final del día. La cafeína tiene una estructura similar, pero sin la parte de la somnolencia, así que al entrar en nuestro cerebro la cafeína se enlaza a los receptores de adenosina y nos mantiene despiertos. Sin embargo el cerebro comienza a producir más receptores de adenosina para contrarrestar los efectos de la cafeína y por eso es que, a largo plazo, se requerimos mayores dosis de café y cuando dejamos de tomarlo nos sentimos más cansados de lo habitual.

Pero además estimula la producción de adrenalina y evita que el cerebro reabsorba la dopamida, hormona que nos hace sentir más felices y por eso se dice que actúa de manera similar a la cocaína, claro, en menor escala.

La radiación ultravioleta puede mejorar la composición de la uva y la calidad del vino

Thursday, August 21st, 2014

Ciencia y Alimentación. La radiación ultravioleta puede mejorar la composición de la uva y la calidad del vino. Rafael Barzanallana
La radiación ultravioleta (UV) afecta a la expresión de varios genes relacionados con la biosíntesis-fenilpropanoides, que a su vez afecta a la composición final de las uvas y a la calidad del vino. Sin embargo, la plena influencia de la radiación solar en la uva aún hoy hace que sus detalles sigan siendo un gran misterio.

Investigadores de la Universidad de La Rioja han encontrado 121 genes de uva que habían alterado sus expresiones debido a la radiación ultravioleta del sol. Los análisis de la piel de la uva reveló que los genes de respuesta regulados por la radiación ultravioleta eran en su mayoría de UV-B. También fueron alterados los genes secundarios relacionados con el metabolismo incluyendo biosintética flavonol y genes biosintéticos monoterpenoides.

Los resultados sugieren que la biosíntesis y acumulación de metabolitos secundarios, que añade calidad en la elaboración del vino, han sido provocadas por exposición a la radiación ultravioleta. Esto puede conducir a tratamientos o prácticas en las que se aumente la radiación ultravioleta solar en los viñedos para mejorar las características de uva.

Fuente: BMC Plant Biology

 

Alimentos transgénicos frente a enfermedades: las vacunas del futuro

Monday, August 4th, 2014

El uso de la ingeniería genética para desarrollar plantas genéticamente modificadas sigue teniendo bastantes detractores. Algunos de ellos (los menos) son coherentes y, si dicen que NO a esta tecnología, es que NO a toda. Pero otros dicen que NO a los productos alimentarios obtenidos por ingeniería genética, y un SI rotundo a la insulina u otros fármacos (aunque se obtengan por la misma metodología).  -No es igual, no se come-, alegan. Pero les parece bien que se inyecte.

Quiero recordar que las aplicaciones de la ingeniería genética en plantas (comestibles) no se limita únicamente a la soja resistente a glifosato o el maíz Bt. Las aplicaciones son muy amplias: resistencia a sequía, salinidad y otros estreses que afectan a los cultivos, resistencia a enfermedades y herbicidas, mayor producción, mejor rendimiento, mejora de las propiedades organolépticas y nutricionales, etc.

El Molecular Pharming, es una de las aplicaciones de esta tecnología. Normalmente implica el uso de plantas (aunque también de animales y otros sistemas) como medio para la producción de compuestos de interés terapéutico o farmacológico, tanto para humanos como animales de granja o domésticos. Estos compuestos pueden ser desde anticuerpos, vacunas, hormonas, proteínas humanas, etc.  Aunque ninguna está comercialmente disponible aún, hay muchas en desarrollo y actualmente se encuentran en distintas fases de ensayo clínico. El uso de plantas para expresar proteínas suele ser más práctico, seguro y económico comparado con otros sistemas biológicos. Las plantas permiten la producción a un bajo coste ya que no se requiere el equipamiento tan caro usado para los sistemas microbiológicos.

De hecho, desde el año 1982 los sistemas más usados han sido los cultivos de células microbianas o animales, pero dado que los biorreactores eran extremadamente caros y que ha aumentado la demanda de productos terapéuticos, el molecular pharming actualmente se centra en la producción de medicamentos asequibles y seguros utilizando como medio principal las plantas. Ya se han obtenido muchos compuestos utilizando  sistemas vegetales como patata, alfalfa, soja, tabaco, arroz, trigo, maíz, guisante, colza, fresa, lechuga, plátano, manzana, entre muchas otras.

A grandes rasgos y basándonos en un esquema muy general y básico, la producción del biofármaco sería así:

Ciencia y Alimentación. Alimentos transgénicos frente a enfermedades: Las vacunas del futuro. Rafael Barzanallana

 

Pero qué pasa si nos quitamos de un plumazo o facilitamos los dos últimos pasos del proceso? Con la producción de proteínas recombinantes en plantas comestibles y frutas, se abordó la idea de poder desarrollar vacunas comestibles, que, a través de la absorción en las mucosas de las proteínas recombinantes en la dosis adecuada, consiguieran activar la respuesta inmunológica. La administración oral de las vacunas es una atractiva alternativa a las inyecciones, dado su potencial para disminuir costes en la cadena de frío (conservación), facilidad de administración y de distribución, lo que permitiría el acceso masivo a la vacunación en lugares más desfavorecidos. Además, sería una forma viable de facilitar la prevención de las enfermedades incluidas en el Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI) de la OMS (ver el siguiente cuadro). Ya hay varias vacunas obtenidas de plantas transgénicas cuya vía de administración es por inyección, pero dando un paso más allá, se han desarrollado vacunas comestibles cuya administración es oral en patata (Enfermedad de Newcastle), patata y tomate (cólera), lechuga y patata (hepatitis B), etc.

Artículo completo en: NAUKAS

FAO lanza nuevas normas para los bancos de genes

Saturday, February 8th, 2014

Ciencia y Alimentación.  FAO lanza nuevas normas para los bancos de genes. Rafael Barzanallana

a publicación Normas para bancos de germoplasma de recursos fitogenéticos para la alimentación y la agricultura define las normas voluntarias internacionales para los diversos almacenes -o bancos de genes- que en todo el mundo conservan las semillas y otros materiales utilizados para reproducir las plantas, así como las plantas vivas in situ.

Más de 7 millones de muestras de semillas, tejidos y otros materiales de reproducción vegetal de cultivos alimentarios, junto con sus parientes silvestres, están protegidos en unos 1 750 bancos de germoplasma.

Las normas están diseñadas para orientar a los usuarios en la aplicación de las tecnologías y procedimientos más adecuados para la recopilación, conservación y documentación de la diversidad de los cultivos. Sus amplias aplicaciones también son compatibles con la investigación que podría detener la pérdida de biodiversidad e impulsar la sostenibilidad en la agricultura, condiciones ambas necesarias para alimentar una población mundial que se espera supere los 9 000 millones de personas en 2050.

Los bancos de genes bien gestionados permiten preservar la diversidad genética y ponerla a disposición de los mejoradores y otros científicos, que pueden utilizarla para desarrollar y compartir variedades mejoradas, incluyendo aquellas adaptadas a condiciones agroecológicas específicas.

“A medida que la población mundial crece y sigue haciendo frente a una amplia variedad de desafíos climáticos, medioambientales y de otro tipo, mantener una saludable variedad de semillas y otros recursos fitogenéticos en beneficio de las personas en todos los países será esencial para hacer que los sistemas agrícolas y alimentarios sigan siendo sostenibles y resilientes, generación tras generación”, aseguró Ren Wang, Subdirector General de la FAO.

“Los bancos de genes ayudan a enlazar el pasado y el futuro, asegurando la continua disponibilidad de recursos fitogenéticos para la investigación y para la obtención de nuevas variedades que satisfagan las necesidades en continua evolución de los consumidores y un clima cambiante. Nos permiten a conservar y mejorar los recursos fitogenéticos, y también ayudan a los países a compartir e intercambiar recursos genéticos entre ellos”, señaló Linda Collette, Secretaria de la Comisión intergubernamental de la FAO sobre Recursos Genéticos para la Alimentación y la Agricultura.

Amplia gama de aplicaciones

La publicación fue preparada bajo la dirección de la Comisión de Recursos Genéticos para la Alimentación y la Agricultura, que en 2013 aprobó e instó a la adopción universal de las normas internacionales para la conservación en bancos de semillas, bancos de germoplasma de campo e in vitro y la criopreservación de tejido vegetal.

Estas normas no vinculantes abordan una amplia gama de cuestiones, incluidas las técnicas de recolección de muestras, el etiquetado homogéneo, la protección contra hongos, bacterias, plagas y factores de estrés físico, las pruebas de viabilidad e integridad genética, y el desarrollo de estrategias para la rápida multiplicación de las muestras para su distribución.

Los bancos de genes del mundo son muy diferentes en el tamaño de sus colecciones y en los recursos humanos y financieros de que disponen. Las normas ayudarán a sus responsables a lograr un equilibrio entre los objetivos científicos, los recursos disponibles y las condiciones objetivas en las que trabajan.

Los expertos de la FAO mantuvieron consultas con una amplia gama de asociados, entre ellos los del Grupo Consultivo para la Investigación Agrícola Internacional (CGIAR), una asociación mundial que investiga en 15 centros de todo el mundo, en particular Bioversity International, los responsables de bancos de genes, instituciones académicas y de investigación y los coordinadores nacionales para los recursos fitogenéticos para la alimentación y la agricultura.

Las normas hacen hincapié en la importancia de conservar y compartir el material junto con la documentación relacionada en línea con las normas nacionales e internacionales. Son una herramienta importante en la implementación del Tratado Internacional sobre los Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura, y el Segundo Plan de Acción Mundial para los Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura, que apoyan a los países en la conservación y uso sostenible de la diversidad agrícola.

FAO

 

Resistencia de listeria a los desinfectantes

Tuesday, November 12th, 2013

Ciencia y Alimentación. Resistencia de listeria a los desinfectantes. Rafael Barzanallana

La prevención de la listerosis se basa principalmente en eliminar el agente causal, la bacteria Listeria monocytogenes, en las plantas procesamiento de alimentos. Desafortunadamente, esta bacteria está desarrollando resistencia a algunos compuestos utilizados habitualmente para la desinfección, como los compuestos de amonio cuaternario. Un intercambio de material genético entre bacterias parece ser responsable de la resistencia.

La Listeria representa un riesgo significativo para la salud humana, especialmente en personas inmunodeprimidas y mujeres embarazadas. Frente a la Listeria más vale prevenir que curar, ya que, aunque habitualmente la enfermedad puede tratarse con éxito, en algunos casos puede resultar fatal y, en cualquier caso, los sintomas gastrointestinales, fiebre, dolor muscular y diarrea son extremadamente desagradables.L. monocytogenes puede sobrevivir en múltiples habitats y resistir factores ambientales que normalmente limitan el crecimiento bacteriano, como los iones de metales pesados, altas concentraciones de sal, pH bajos, bajas temperaturas y baja actividad de agua, por lo que este patógeno puede colonizar con éxito los entornos de procesamiento de alimentos. La principal via de transmisión se halla en la carne y los productos lácteos, por lo que es esencial la desinfección regular de las plantas de procesamiento para eliminar las bacterias. Un grupo de desinfectantes se utilizan para este fin, habitualmente los compuestos de amonio cuaternario, como el cloruro de benzalconio o el cloruro de bencetonio.

Con el uso de los desinfectantes en las concentraciones recomendadas, L.monocytogenespuede ser inactivada completamente, sin embargo, factores como la presencia de restos de comida, la formación de biofilms, procedimientos inadecuados de limpieza y desinfección o una dosificación inadecuada, puede reducir significativamente la eficacia de los desinfectantes.

Una exposición regular a una concentración subletal de desinfectantes puede conducir al desarrollo de tolerancia de las bacterias frente al agente desinfectante. Entre el 10 y el 40% de cepas de L. monocytogenes aisladas de alimentos y entornos de procesamiento de alimentos pueden considerarse como tolerantes al cloruro de benzalconio, aunque los mecanismos subyacentes hasta ahora eran poco conocidos.

Un estudio realizado en la University of Veterinary Medicine de Viena, y publicado en la revista PLoS ONE, muestra el mecanismo de resistencia de Listeria a uno de los agentes desinfectantes, el cloruro de benzalconio, en el que se halla implicado un nuevo fragmento de ADN en la bacteria.

Los científicos utilizaron técnicas de secuenciación para determinar las secuencias de ADN de dos cepas de Listeria resistentes al cloruro de benzalconio. Al examinar las secuencias hallaron una región de ADN notablemente diferente en la composición del resto del genoma. Las bacterias parecen haber adquirido este novedoso elemento bastante recientemente, al que los investigadores denominaron Tn6188. Este transposón, o elemento genético transponible, en L.monocytogenes le confiere tolerancia al cloruro de benzalconio

Posteriormente, analizaron la presencia del Tn6188 en 90 cepas más de L.monocytogenes, y lo hallaron en diez de ellas. Las diez cepas que albergan este transposón resultaron ser mucho menos sensibles al cloruro de benzalconio.

Una de las cinco proteínas que pudieron ser codificadas por Tn6188, denominada QacH, se activó por la presencia de cloruro de benzalconio en el medio de cultivo. Y en un experimento final, los científicos pudieron demostrar que al eliminar el gen de QacH, la Listeria se vuelve de nuevo sensible al cloruro de benzalconio.

El estudio concluye que, dado que L. monocytogenes puede adquirir nuevo material genético de otras bacterias, es importante velar por la desinfección exhaustiva de las instalaciones de procesamiento de alimentos, para evitar el crecimiento de reservorios de bacterias resistentes y la posibilidad de que transfieran su resistencia a la Listeria.Articulo original: Müller A, Rychli K, Muhterem-Uyar M, Zaiser A, Stessl B, et al. (2013)Tn6188 – A Novel Transposon in Listeria monocytogenes Responsible for Tolerance to Benzalkonium Chloride. PLoS ONE 8(10): e76835. doi:10.1371/journal.pone.0076835.University of Veterinary Medicine, Vienna.

Fuente secundaria: higieneambiental.com

Sobre cultivos transgénicos

Sunday, November 3rd, 2013

Ciencia y Alimentación. Sobre cultivos transgénicos. Rafael Barzanallana

En BiofortifiedPamela Ronald y Karl Haro von Mogel, pasan revista a los hechos sobre cultivos transgénicos de los que hay evidencia científica sólida y consistente:

1. Es seguro comer los cultivos transgénicos actualmente en el mercado. (Ver la Comisión Europea Centro Común de Investigación, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, la Asociación Médica Americana, laAcademia Nacional de Ciencias, y la Organización Mundial de la Salud.)

2. Los procesos de ingeniería genética y la modificación genética convencional plantean riesgos similares de consecuencias no deseadas.

3. Los riesgos y beneficios de los nuevos rasgos en cultivos dependen de los propios rasgos y no los medios de introducción, ya sea a través de ingeniería genética o medios convencionales.

4. La siembra de algodón Bt ha reducido el uso de insecticidas rociados.

5. La siembra de maíz Bt en EEUU ha beneficiado a los productores de maíz no transgénico.

6. La siembra de algodón Bt ha mejorado los rendimientos en China eIndia.

7. La siembra de algodón Bt ha reducido las intoxicaciones con insecticidas de los agricultores y sus familias.

8. La adopción del algodón Bt aumenta la biodiversidad de insectos.

9. Si no se manejan adecuadamente, el uso excesivo de Bt spray o cultivos Bt conducirá a insectos resistentes al Bt.

10. Los agricultores necesitan implementar una estrategia de diversidad de cultivos y rotación de cultivos para reducir la evolución de la resistencia a los insectos.

11. Los agricultores estadounidenses que cultivan plantas Bt están obligados a implementar una “estrategia de refugio“: la creación de refugios de plantas de cultivo que no tienen toxinas Bt. Esto promueve la supervivencia de los insectos susceptibles y ha contribuido a retrasar la evolución de la resistencia de las plagas a los cultivos Bt.

12. Los datos del monitoreo mundial de plagas sugieren que los cultivos Bt se han mantenido efectivos contra la mayoría de las plagas durante más de una década.

13. No proporcionar refugios adecuados parece haber acelerado la resistencia al Bt del gusano rosado en India y del gusano de la raíz del maíz del oeste de EEUU.

14. Los métodos eficaces para frenar la propagación de la resistencia de los insectos incluyen la rotación de cultivos, el cultivo intercalado y la plantación de los refugios de algodón no Bt y de especies no cultivadas.

15. La siembra de cultivos tolerantes a herbicidas (HT) ha reducido el impacto ambiental del uso de herbicidas. Esto se debe a que la labranza reducida asociada con la plantación de los cultivos tolerantes a los herbicidas ha dado lugar a la reducción de la erosión del suelo y lareducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

16. El uso liberal de glifosato sin una gestión adecuada ha estimulado la evolución de malezas resistentes a ese herbicida.

17. La evolución de las malezas resistentes a los herbicidas es unproblema para los agricultores que dependen de un solo herbicida.

18. Los cultivos transgénicos son sólo una de las muchas herramientasque se pueden utilizar para mejorar la sostenibilidad de las granjas.

19. La papaya genéticamente modificada para resistir al virus de mancha anular del papayo ha protegido los rendimientos frente a las pérdidas significativas por el virus y salvó la industria de papaya hawaiana.

20. El consumo de arroz dorado, dentro de la dieta normal de las poblaciones pobres que dependen del arroz, podría proporcionar la suficiente vitamina A para reducir sustancialmente las 6.000 muertes diarias por la deficiencia de vitamina A y salvar la vista de cientos de miles de personas por año de una manera rentable.

Fuente: DE AVANZADA

Clonan un gen que regula el tamaño del fruto en los cultivos hortofrutícolas

Friday, October 25th, 2013

Gen que regula tamaño de frutosEsther van der Knaap, genetista de la Facultad de Ciencias Alimentarias, Agrícolas y Ambientales de la Universidad Estatal de Ohio (Estados Unidos), dirigió un equipo internacional de investigación que descubrió y clonó un gen que regula el tamaño del fruto de las tomateras. Este es solamente el segundo gen de domesticación que influye en el tamaño del fruto que jamás se haya clonado de cualquier cultivo hortifrutícola.

El gen clonado, conocido como SlKLUH, influye en el tamaño del fruto aumentando las capas de células y retrasando la maduración. Según Van der Knaap, este gen estimula el incremento de la división celular durante el proceso de desarrollo del fruto inmediatamente después de la fertilización. Este incremento de la división celular da lugar a un fruto aumentado, mientras que el retraso de la maduración es posible que sea el resultado de una prolongación de la fase de división celular.

El equipo de investigación identificó también un posible elemento regulador en el promotor de SlKLUH que se cree que podría controlar la expresión génica. El promotor es una región del ADN responsable de iniciar la transcripción de un gen.

Nuestros hallazgos sugieren que el alelo responsable de la fruta de gran tamaño apareció en las primeras tomateras y se hizo cada vez más abundante a lo largo de posteriores selecciones“, explica Van der Knaap.

Se espera que la clonación de SlKLUH aumente la comprensión de los científicos de los procesos de desarrollo de los frutos, no solo en el caso de los tomates, sino también en otras especies de cultivo. “En este trabajo mostramos que este mismo gen podría haberse seleccionado en la domesticación del pimiento chile, lo que habría provocado que también el fruto de este cultivo aumentara de tamaño”, señala Van der Knaap.

Esta investigación básica también tiene implicaciones importantes para la producción hortofrutícola, ya que podría permitir a los obtentores manipular genes para crear nuevas variedades con las características de tamaño y forma deseadas.

Fuente: CIENCIA Y TECNOLOGÍA ALIMENTARIA

Cambio climático y cultivos agrícolas

Saturday, March 23rd, 2013

Ciencia y Alimentación. Cambio climático y cultivos agrícolas. Rafael Barzanallana

El mundo se está calentando y aunque se continúe debatiendo sobre las mejores medidas para evitarlo o se discuta si las causas tienen origen antrópico, geológico o astronómico, hay evidencia sólida que demuestra este cambio. La más concluyente es que las medidas llevadas a cabo por cuatro centros independientes (NASA GISS, NOAA / NCDC, Hadley / CRU y Berkeley Earth) señalan que la temperatura media sobre la superficie de la tierra subió un grado durante el siglo XX. Es mucho más urgente empezar a prepararse para afrontar las consecuencias que enzarzarse en discusiones bizantinas de quién es el responsable o dónde tenemos que colgar la próxima pancarta.

El problema existe a pesar de las protestas, las temperaturas están aumentando a nivel global y que esto correlaciona con la concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera y en el corto-medio plazo no tiene los efectos positivos que nos gustaría tener. Uno de los problemas a los que debe enfrentarse la agricultura actual es el cambio climático, es decir, como continuar proveyendo de alimentos a una población creciente y con un clima cambiante. Como siempre algún iluminado ha pretendido ver una ventaja donde no la hay. Por ejemplo, elpresidente ruso Vladimir Putin en el año 2003 dijo que su país quizás no ratificara el protocolo de Kioto puesto que el climático global era bueno para Rusia porque aumentarían las cosechas de cereales. Esto nos confirma que los políticos no tienen ni idea de la ciencia. Solemos creer en la sabiduría de la naturaleza, pero lo cierto es que  para transformar una estepa rusa en un terreno agrícola productivo hace falta más condiciones que el aumento de la temperatura. Existen otros factores como la calidad y composición del suelo, el régimen de precipitaciones, e incluso la misma fisiología y bioquímica de las plantas.

Artículo completo en. Los productos naturales ¡vaya timo!

Leche materna humana y evolución

Friday, December 14th, 2012

Ciencia y Alimentación. Leche materna humana y evolución. Rafael Barzanallana

La leche materna puede ser el primer alimento, pero no es igual siempre. En los seres humanos y otros mamíferos, los investigadores han encontrado que la leche cambia su composición en función del sexo del bebé y de si las condiciones son buenas o malas. Entender esas diferencias pueden dar a los científicos conocimientos sobre la evolución humana.

Investigadores de la Universidad Estatal de Michigan (EE.UU.) y otras instituciones encontraron que entre 72 madres en zonas rurales de Kenia, las mujeres con hijos en general dieron leche más rica  (2,8 por ciento de grasa en comparación con el 0,6 por ciento para las hijas). Las mujeres pobres, sin embargo, favorecieron hijas con leche cremosa (2,6 frente a 2,3 por ciento). Estos hallazgos, publicados en la revista American Journal of Physical Anthropology, en septiembre, el eco de trabajos anteriores que mostraron que la composición de la leche varía con el género infantil en las focas grises y ciervos rojos y con el género infantil y la condición de la madre en macacos rhesus. Del nuevo estudio también se desprende que los resultados que las prósperas y bien alimentadas mamás en Massachusetts producen leche con más densidad de energía para los bebés de sexo masculino.

En conjunto, los estudios proporcionan apoyo a una teoría de hace 40 años, en la biología evolutiva. La hipótesis  Trivers-Willard afirma que la selección natural favorece la inversión de los padres en sus hijas cuando los tiempos son duros y en los hijos cuando los tiempos son fáciles. El desequilibrio debe ser mayor en las sociedades polígamas, en las que los hombres pueden engendrar hijos con varias mujeres, como las aldeas de Kenia. En esas sociedades, un hijo puede llegar a ser un hombre fuerte, muy popular entre muchas mujeres y niños. Padres acomodados que pueden permitirse invertir en los hijos deben hacerlo porque su apuesta podría darles muchos nietos. Por el contrario, los padres pobres no debe invertir fuertemente en los hijos, ya que es probable que su descendencia se inicie en la parte inferior de la escala socioeconómica. Para las familias, las hijas son una apuesta segura porque siempre que sobreviven hasta la edad adulta, son susceptibles de producir crías.

El nuevo estudio es “interesante y apasionante”, dice Robert Trivers, un biólogo evolutivo de la Universidad de Rutgers y coautor de la hipótesis, que no participó en el reciente trabajo. “Es un efecto  Trivers-Willard que no tendría agallas para predecir.”

Incluso más allá de grasa y proteína, otros componentes de la leche puede variar en humanos, dice Katie Hinde, profesor asistente de biología evolutiva humana en la Universidad de Harvard. Se han encontrado niveles altos de cortisol, una hormona que regula el metabolismo, en la leche para los bebés macaco rhesus masculinos. Su trabajo muestra que las diferencias de leche podría cambiar la conducta del bebé y puede afectar el crecimiento y el desarrollo. “Sólo la mitad de la historia es lo que la madre está produciendo”, dice Hinde. “La otra [mitad] es cómo el niño usa la leche.” Estos hallazgos podrían tener implicaciones para las leches de fórmula, que podrían ser ajustadas para optimizar el desarrollo de niños y  niñas.

Fuente: SCIENTIFIC AMERICAN

Nuestra especie se alimenta de carne y verduras. Otras comen hierro.

Monday, August 27th, 2012

Ciencia y Alimentación. . Rafael Barzanallana

Nuestra protagonista es una humilde bacteria llamada Acidithiobacillus ferrooxidans (antaño Thiobacillus ferrooxidans). Es una criaturita muy especial, aunque para algunos científicos no es una criaturita, sino que podrían ser cuatro o más especies de bacterias estrechamente emparentadas y con un modo de vida idéntico . Lo cual no sería raro, las bacterias son por lo general físicamente muy parecidas y monótonas, no destacando precisamente por su disparidad de formas y modelos. Se trata de una bacteria de tipo Gram (-) con aspecto de bacilo, cuyo tamaño habitual es de 0.5 – 0.6 micras de ancho y 1.0 – 2.0 micras de largo. Son bacterias que suelen asociarse en parejas y más raramente forman cortas cadenas. Como complemento poseen un único flagelo que les proporciona movilidad.

Dado que su aspecto no es nada destacable, lo que las hace fascinantes es su modo de vida. Su mundo ideal tiene algo en común con el nuestro: es preferible que tenga temperaturas moderadas tirando a altas, unos 33° C vienen de perlas, pero sobreviven bien en un rango situado entre los 20 y los 40° C. Pero el otro rasgo de su mundo ideal nos haría huir despavoridos: charcos de ácido sulfúrico concentrado, si tales charcos son tan ácidos como para derretir nuestra humana piel, mejor que mejor. No es ninguna broma, a pesar de que toleran un rango de pH entre el 1.5 hasta el 6.0, su pH ideal se sitúa entre 2 y 2.5. Muy alejado del nuestro, de hecho… ¿Qué tal les sentaría nuestro pH ideal, entorno a 7.0, a estas bacterias? Directamente, las mataría.

Y todavía más fascinante que su modo de vida es su dieta. Nosotros, como animales que somos, nos alimentamos de otros seres vivos, los consumimos para obtener la energía química y los materiales de construcción que necesitamos para crecer, vivir y multiplicarnos. Por su parte, las plantas convierten parte de la energía procedente de las radiaciones del Sol a un formato químico mediante un proceso llamado fotosíntesis; tal energía, ahora en un formato químico, les permite combinar los compuestos inorgánicos del aire y del suelo para fabricar los compuestos orgánicos que necesitan para crecer, vivir y multiplicarse. Ahora bien, nuestras bacterianas protagonistas ni consumen a otros seres vivos como los animales ni convierten la energía del Sol en energía química para fabricar compuestos orgánicos como las plantas. Tienen… otra forma de ganarse la vida.

Ya que ni devoran compuestos orgánicos ni utilizan la luz del Sol deben de tener otra forma de obtener energía. Dicha fuente energética son ciertos minerales que pueblan la corteza terrestre. ParaAcidithiobacillus ferrooxidans este mineral es uno de los más abundantes, es el llamado “oro de los locos”, “oro de los tontos” u “oro de los pobres”: el sulfuro de hierro (II), de fórmula química FeS2 y cuyo nombre más famoso es el de pirita. Este mineral es una de las más importantes menas de hierro, además de formar preciosos cristales en forma de cubos metalizados que no pueden faltar en ninguna colección de minerales digna de mención (ref. 14).

Desde hace más de medio siglo se conoce la capacidad de esta bacteria para devorar la pirita, tanto de forma directa como indirecta. En el mecanismo directo son las propias bacterias las que se adhieren al mineral, aprovechándose de las imperfecciones, roturas y fracturas que presenta; también emplea una especie de pegamento formado por unas sustancias llamadas «lipopolisacáridos» para adherirse con firmeza. De modo que una vez adheridas y por mecanismos aún en investigación, estas bacterias usan el agua y el oxígeno de su entorno para romper la pirita (FeS2) y convertirla en ión ferroso y ácido sulfúrico. La ecuación química del proceso es la siguiente:

FeS2 + H2O + 7/2 O2 ? Fe2+ + 2SO42- + 2H+

El proceso descrito anteriormente sucede de forma natural, tanto en yacimientos ricos en minerales con filtraciones de agua como en minas abandonadas. Pero es extraordinariamente acelerado por estas bacterias. Por su parte, el mecanismo indirecto por el cuál diluye la pirita también es interesante, ya que esta bacteria convierte al ión ferroso (Fe2+), que no es sino un átomo de hierro al que le faltan dos electrones; en ión férrico (Fe3+), que no es sino un átomo de hierro al que le faltan tres electrones. Y aunque parezca que el cambio es leve, no lo es químicamente hablando. Ya que el ión férrico, en cantidades suficientes, permite que de forma natural la pirita poco a poco se vaya convirtiendo por sí sola en ión ferroso y ácido sulfúrico. Esta vez, la ecuación química del proceso es la siguiente:

FeS2 + 14 Fe3+ + 8 H2O ? 15 Fe2+ + 2 SO4 2- + 16 H+

Visto esto no extraña que la bacteria viva nadando en ácido sulfúrico concentrado ¡Si es que lo fabrica por sí misma! Pero… ¿Por qué la bacteria haría eso? ¿Es que le mola el riesgo? No realmente, tal tarea es “simplemente” su medio para ganarse la vida.

Artículo completo en:  La  Ciencia y sus Demonios

Publicación didáctica sobre Biotecnología

Monday, August 27th, 2012

Ciencia y Alimentación. Publicación didáctica sobre Biotecnología . Rafael Barzanallana

Genoma España ha lanzado una nueva publicación didáctica titulada ‘¿Biotecnología, qué es eso?’ en el que se profundiza en la ramas de la Biotecnología y  en sus aplicaciones en sectores como el agroalimentario, químico, energético, de la salud o del medo ambiente.

El objetivo de esta guía es hacer comprender a la sociedad el gran impacto de la Biotecnología en la vida diaria, así como en la economía de diversos sectores.

Para facilitar el conocimiento del campo biotecnológico, la guía comienza explicando aspectos básicos como qué es el ADN, qué es un gen, qué son las células madre, qué es la clonación, o qué son los organismos modificados genéticamente.

En cada uno de estos temas se ponen ejemplos de casos prácticos conocidos por todos. En el caso de los transgénicos se habla del arroz dorado.

Una vez introducida la materia, la guía profundiza en la aplicación de la biotecnología en los distintos sectores, explicando conceptos como la medicina personalizada, las plantas transgénicas, la acuicultura o la biorremediación.

La guía puede ser descargada en la página web de Genoma España junto con el resto de publicaciones.

Descarga ‘¿Biotecnología, qué es eso?’

El aceite de naranja puede inhibir la E coli O157:H7 en carne

Tuesday, June 19th, 2012

Ciencia y Alimentación. Aceite esencial de naranaj para conservar carne. Rafael Barzanallana
Los aceites escenciales de algunas plantas han mostrado anteriormente una capacidad antimicrobiana contra varios microorganismos. El aceite de naranja Valencia extraído en frío y sin terpenos fue examinado a varias temperaturas (37, 10 y 4ºC) para determinar su actividad microbiológica contra tres cepas de E. coli O157:H7 extraídas de productos de carne de bovino.

Se usó un método de micro dilución de caldo con 96 platos con microplacas con caldo de soja con 0.15% de agar y 2, 3, 5 cloruro de tetrasolio como indicador de crecimiento en el medio.

Se hicieron dilusiones seriales del aceite, resultando en concentraciones finales de aceite variando desde 0.2% hasta 25% o 0.1% hasta 10%. Los platos se incubaron estadísticamente a 4, 10 y 37ºC, y fueron muestreados cada hora.

Después de seis horas a 37ºC, todas las cepas fueron inhibidas a concentraiones variando desde 0.2% hasta 0.6%, con una desviación de 0.4 ± 0.01%. A 10ºC, todas las cepas fueron inhibidas a concentraciones variando de 0.8% a 6.3%, con una desviación estándar de1.1% ± 0.2% después de 6 horas. A 4ºC, todas las cepas fueron inhibidas después de seis horas a concentraciones variando de 2.3% a 4.6%, con una desviación estándar de 3.5% ± 2.1%. Después de 24 horas a 4ºC las cepas fueron inhibidas a concentraciones variando de 0.7% a 1% con una desviación estándar de 0.8% ± 0.3%.

Los investigadores concluyeron que estos rangos parecen ser el resultado de los efectos de la naturaleza variable de un medio complejo y un antimicrobiano que presenta múltiples potenciales mecanismos para inhibición.

En la industria cárnica, las canales son enfriadas a temperaturas cercanas a los 4ºC en las primeras 24 horas después de la matanza del animal. Los resultados de este estudio indican que una solución de 1% de aceite de naranja Valencia extraído en frío y sin terpenos podría usarse como una intercención adicional contra el patógeno E. coli O157:H7 en la etapa de enfriamiento del procesamiento, y al parecer el aceite permanecería efectivo si las canales son sometidas a abuso de temperatura.

No obstante, los investigadores advirtieron que es necesaria más investigación para examinar el comportamiento de múltiples cepas o serotipos de la misma especie de bacteria cuando se examinen otros aceites esenciales con acción antimicrobiana.

Fuente: Sean J. Pendleton, Philip G. Crandall, Steven C. Ricke, Lawrence Goodridge, y Corliss A. O’Bryan. Journal of Food Science, Vol. 77, Nr. 6, 2012/Carnetec.com

Noticias sobre transgénicos (OGM)

Tuesday, April 10th, 2012

Ciencia y Alimentación. OGM. Rafael Barzanallana
Los transgénicos son de ese tipo de temas científicos que aquí reciben mayor cubrimiento y mejor prensa que otros campos científicos por la sencilla razón de que hay muchos, pero muchísimos esfuerzos por atacarlos simplemente porque sí, porque odian a las multinacionales, por ignorancia, porque lo dice Greenpeace (o el grupo ecotalibán de su preferencia). Y a diferencia de la evolución o del cambio climático (que también sufren de campañas de desprestigio por grupos que esparcen la ignorancia y siembran el terror), los transgénicos no tienen tantos defensores ni tan asiduos como me parece que sería deseable.

Veamos la innovación en ese maravilloso mundo:

Investigadores, incluyendo investigadores de plantas de la Universidad de Copenhague, han desarrollado un nuevo tipo de sorgo parecido al maíz, que puede llegar a ser muy importante para el suministro de alimentos en zonas propensas a las sequías. A diferencia de la planta de sorgo convencional, resistente a la sequía, que es un cultivo importante en África, China y los EEUU, este nuevo tipo no forma cianuro tóxico cuando se expone a la sequía por mucho tiempo. En consecuencia, los agricultores de las zonas de sequía que ya no tendrán que desechar sus cultivos de sorgo en el futuro.

Punto para las multinacionales: Los cerdos que podrían haberse convertido en los primeros animales modificados genéticamente del mundo aprobados para consumo humano, enfrentan, en cambio, un final prematuro, en vista de que los principales patrocinadores del proyecto “Enviropig” de Canadá retiraron su apoyo al controvertido animal de ingeniería genética. Los Enviropigs digieren su alimento más eficientemente que los cerdos criados de forma natural, dando lugar a residuos que puedan causar un menor daño ambiental a los lagos y ríos, pero en vista de que no generan ingresos, la investigación podría irse a la caneca.

La yuca de vitamina A mejorada podría ayudar a Nigeriaa reducir las pérdidas económicas en el PIB, que actualmente se estiman en $ 1,5 mil millones, dice el Director General del Instituto Internacional de Agricultura Tropical, el Dr. Nteranya Sanginga, quien además asegura que también mejorará la nutrición de mujeres y niños que son los más vulnerables.

Fuente: DE AVANZADA

Conexiones entre las redes alimentarias: descubiertas las verdades universales acerca de los roles de la conservación

Thursday, April 5th, 2012

Ciencia y Alimentación. Ecología de los lobos. Rafael Barzanallana
Los ecosistemas se enfrentan hoy a diversas amenazas, por el cambio climático, las especies invasoras sobre la civilización. Si queremos proteger estos sistemas y las especies que viven en ellos, hay que entender – una tarea extremadamente difícil y requiere mucho tiempo, teniendo en cuenta el número aparentemente interminable en el mundo de los ecosistemas, cada uno con su propia dinámica y relaciones complejas.

Pero lo que si podemos identificar los actores más poderosos en una red alimentaria dada, esas especies “clave” sin las cuales todo el ecosistema colapsaría. ¿Y si pudiéramos predecir cómo los cambios en un ecosistema podrían afectar sus diversos organismos sobre la base de los datos obtenidos de otro ecosistema en otro lado del mundo?

Investigadores de la Universidad de Northwestern, con colaboradores de la Universidad de Nueva Zelanda de Canterbury y el Consejo Español de Investigaciones Científicas,  han puesto de manifiesto en común  los roles de las especies en las redes alimentarias que podrían ser la clave para la preservación de las comunidades en todo el mundo ecológico.

El documento, “La conservación evolutiva de los papeles de la conservación en las redes alimentarias”, fue publicado 23 de marzo en la revista Science.

Mediante el estudio de las funciones desempeñadas por las especies en 32 comunidades ecológicas, los investigadores encontraron que el papel de una especie, o la importancia, en su red alimentaria no depende de su ubicación geográfica o incluso de las especies presentes. En su lugar, la importancia de una especie depende del tipo de especie que es y su historia evolutiva.

“El lobo gris, por ejemplo, es una especie clave”, dijo Irmak Sirer, candidato a doctorado en el laboratorio de Luis Amaral, profesor de ingeniería química y biológica en  McCormick. “Cuando los lobos desaparecieron del Parque Nacional de Yellowstone durante 70 años, una amplia gama de especies de fondo. Cuando se reintrodujeron en 1995, sauces, pájaros cantores, castores, y muchas otras especies de pronto florecieron.”

“Basándonos en nuestra investigación, ahora sabemos que otras especies con una historia similar a la evolución de este lobo desempeñan papeles igualmente importantes en sus redes alimentarias propias – incluso si están en un continente diferente y no se parecen en nada”, agregó Sirer. ”Y sabemos que debe ser protegida para evitar un mayor daño ecológico”.

Los autores compararon las especies que se encuentran en Nueva Zelanda con  especies estrechamente relacionadas en otros medios. ”Tendemos a pensar en los ecosistemas de Nueva Zelanda que son completamente diferentes a sus homólogas extranjeros, ya que, al menos a simple vista, lo son”, dijo el autor principal Daniel Stouffer, investigador de la Universidad de Canterbury, quien recibió su doctorado en química e ingeniería biológica de la Northwestern.

Sin embargo, los investigadores encontraron que las especies de los grupos taxonómicos más importantes de Nueva Zelanda también tendían a ser los más importantes en otros lugares, y que su papel puede ser un resultado directo de la evolución.

Este conocimiento permite a los conservacionistas centrar sus esfuerzos en las partes más vitales de un ecosistema, mientras que también predecir qué especies podrían verse amenazadas por los cambios, como por ejemplo las especies invasoras y la subida de temperaturas.

“Debido a que este es un resultado universal, podemos empezar a desarrollar métodos de conservación que se apliquen a cualquier cadena alimenticia”, dijo Sirer. ”Este podría ser uno de los primeros pasos hacia los esfuerzos mundiales de conservación.”

Otros autores del artículo son Marta Sales-Pardo,  investigadora postdoctoral ahora en la Universitat Rovira i Virgili de Tarragona, España, y Jordi Bascompte de la Estación Biológica de Doñana en Sevilla, España.

Fuente: D. B. Stouffer, M. Sales-Pardo, M. I. Sirer, J. Bascompte.Evolutionary Conservation of Species’ Roles in Food WebsScience, 2012; 335 (6075): 1489 DOI:10.1126/science.1216556

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...