Archive for the ‘Accidente cerebral’ Category

Compuestos derivados de la especia Curry muestran efectos neuroprotectores

Sunday, December 26th, 2010

El ictus isquémico es la causa principal de discapacidad y la tercera causa principal de muerte de las personas mayores en los Estados Unidos, mientras que la lesión cerebral traumática (TBI, abreviatura en inglés, LCT en español) es la principal causa de muerte y discapacidad en los civiles y personal militar en el rango de  edad inferior a 45 años, en particular, es la principal causa de discapacidad en veteranos que regresan de Irak y Afganistán. En ambos casos, los que sobreviven suelen tener graves problemas de comportamiento y  memoria. El único tratamiento aprobado por la FDA para el accidente cerebrovascular es el activador tisular del plasminógeno (TPA), que sólo es eficaz en alrededor del 20 por ciento de los casos. No existe un tratamiento clínicamente documentados para la TBI.

En estudios anteriores, David R. Schubert. Ph.D., and Pamela Maher, Ph.D., en el Salk Cellular Neurobiology Laboratory habían desarrollado una serie de nuevos compuestos con un nuevo paradigma de descubrimiento de medicamentos, que comienza con productos naturales derivados de plantas, que a continuación, dan lugar a la selección de derivados sintéticos que muestran eficacia en múltiples ensayos  de protección contra diversos aspectos del daño de las células nerviosas y la muerte, que se producen por las lesiones cerebrales y enfermedades neurodegenerativas asociadas a la edad. Un compuesto, llamado CNB-001, que se deriva de la curcumina, el ingrediente activo de la especia cúrcuma, resultó altamente neuroprotector en todos los ensayos, y también mejoró la memoria en los animales sanos.

El grupo de Salk tiene una gran experiencia en las enfermedades neurológicas asociadas con la edad como el Alzheimer, que no operan bajo los modelos animales de lesión cerebral y accidente cerebrovascular.  “Para probar la predicción de que las drogas de nuestro nuevo sistema de descubrimiento de fármacos funciona en varios modelos de enfermedad del SNC y el trauma”, de Schubert, explica, “llevamos a cabo una serie de experimentos para ensayar los medicamentos en colaboración con investigadores en el hospital Cedars-Sinai y la UCLA, que son líderes en los campos de accidentes cerebrovasculares y lesiones cerebrales, respectivamente, y apreciar el potencial de la terapéutica a base de productos naturales y sus derivados. ”

Empleando el mismo modelo animal de ictus que se utilizó para desarrollar la TPA, el Dr.Pablo Lapchak., del Departamento Neurology at the Burns and Allen Research Institute en Cedars-Sinai Medical Center en Los Angeles, colaboró con el equipo de Schubert en una estudio que mostró que CNB-001 era al menos tan eficaz como la TPA en la prevención de los déficits conductuales causados por la apoplejía. El estudio, publicado el dos de diciembre 2010 en Journal of Neurochemistry, también demostró que a diferencia de la TPA, que reduce la coagulación en los vasos sanguíneos del cerebro, el compuesto de Salk tiene un efecto protector directo sobre las células nerviosas en el cerebro. Maher ha encontrado que mantiene las vías de señalización celular específicas necesarias para la supervivencia de las células nerviosas.

Del mismo modo, en un estudio que se publicará a principios de 2011 en Neurorehabilitation and Neural Repair, Fernando Gómez-Peña, Ph.D., y sus colegas en el Department of Physiological Science and Division of Neurosurgery de la Universidad de California en Los Ángeles usó un modelo en roedor de la LCT para demostrar que CNB-001 revierte significativamente  el déficit del comportamiento en la locomoción y la memoria que acompañan a la lesión cerebral. Al igual que con accidente cerebrovascular, CNB-001 se encontró de nuevo útil para mantener las vías de señalización crítica necesarias para la supervivencia de las células nerviosas, así como las conexiones entre las células nerviosas que se pierden con la lesión.

Los resultados de estos dos estudios, que utilizaron dos modelos distintos de lesión cerebral, indican que el compuesto tiene un potencial  clínico en condiciones en las que actualmente no existe ningún tratamiento eficaz.

“Las actuales terapias farmacológicas para el complejo de enfermedades neurológicas como el ictus y la enfermedad de Alzheimer se dirigen sólo a un aspecto de la condición, mientras que, de hecho, muchos factores contribuyen a la patología”, comenta Schubert. “En el programa de descubrimiento de fármacos nuestro laboratorio utiliza fármacos candidatos que deben demostrar su eficacia en modelos de cultivo de tejidos frente varios aspectos de la condición antes de que se introduzcan en los modelos animales. Creemos que este enfoque muestra una diferencia importante en el descubrimiento efectivo de fármacos “.

En un trabajo relacionado, Maher utiliza el mismo paradigma de descubrimiento de fármacos para identificar un compuesto que es eficaz en modelos animales de la enfermedad de Huntington.  “Aunque estos trastornos cerebrales parecen ser muy diferentes, comparten cambios comunes en las células nerviosas, lo que sugiere que los compuestos que previenen estos cambios serán efectivos en los trastornos múltiples”

Además de Schubert y Gómez-Pinilla, Aiguo Wu, Ph.D., y Zhe Ying del Departamento de Ciencias Fisiológicas de la UCLA han contribuido al estudio de TBI.

Ambos estudios fueron apoyados por los Institutos Nacionales de Salud, el estudio de Gómez-Pinilla ha recibido financiación adicional de la Fundación Craig Neilsen.

Fuente:  Sciencedaily

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...