Posts Tagged ‘cafeína’

Cómo actúa la cafeína en el cerebro

Saturday, August 30th, 2014

El canal en YouTube AsapSCIENCE, dedicado a explicar aspectos científicos en situaciones de la vida cotidiana, trata en un vídeo sobre la cafeína. Naturalmente producimos adenosina, una sustancia química que regula la actividad del cerebro y la sensación de cansancio, este se acumula y por eso nos sentimos fatigados al final del día. La cafeína tiene una estructura similar, pero sin la parte de la somnolencia, así que al entrar en nuestro cerebro la cafeína se enlaza a los receptores de adenosina y nos mantiene despiertos. Sin embargo el cerebro comienza a producir más receptores de adenosina para contrarrestar los efectos de la cafeína y por eso es que, a largo plazo, se requerimos mayores dosis de café y cuando dejamos de tomarlo nos sentimos más cansados de lo habitual.

Pero además estimula la producción de adrenalina y evita que el cerebro reabsorba la dopamida, hormona que nos hace sentir más felices y por eso se dice que actúa de manera similar a la cocaína, claro, en menor escala.

¿Es la cafeína perjudicial para los bebés durante la lactancia?

Tuesday, February 21st, 2012

Los bebés no son capaces de metabolizar la cafeína, no la excretan muy bien, por lo que el consumo de cafeína de una madre que amamanta puede conducir a la acumulación de cafeína y  síntomas tales como insomnio e irritabilidad, según una entrevista con el experto Ruth Lawrence, MD, publicado en  Journal of Caffeine Research, una revista revisada por pares de Mary Ann Liebert, Inc.

La cafeína se encuentra en una amplia gama de productos, además de café, té y chocolate, incluidos los refrescos, bebidas deportivas, y algunos medicamentos de venta libre. En una discusión provocativa con la doctora Ruth Lawrence, del Departamento de Pediatría de la Universidad de Rochester, Facultad de Medicina y Odontología, Jack E. James, PhD, Editor en Jefe de la Revista Journal of Caffeine Research, le plantearon una variedad de preguntas. ¿Existe un nivel seguro de consumo de cafeína durante la lactancia? ¿Hay posibles efectos a largo plazo de la exposición a la cafeína en el desarrollo y el intelecto? ¿Puede un bebé cuya madre consume cafeína durante el embarazo, retirar experiencia si  se abstiene de la cafeína durante la lactancia? El Dr. Lawrence basa sus respuestas en pruebas científicas y médicas relacionadas con la exposición de cafeína en los bebés alimentados con leche materna, y distingue entre lo que es y lo que no se entiende bien en este campo el desarrollo del estudio.

“Por lo general, una madre, especialmente si está amamantando, se le advierte a limitar su consumo de cafeína”, dice el Dr. Lawrence, quien es editor en jefe de los estudios revisados. Después del parto, las madres “deben consumir todas las cosas con moderación y tratar de evitar los excesos  como gran cantidad de cafeína”.

Fuente: Jack James. Can Consuming Caffeine While Breastfeeding Harm Your Baby? An Interview with Ruth Lawrence, PhD. Journal of Caffeine Research, December 2011 DOI: 10.1089/jcr.2011.1212

 

Las “3B” de la cafeína en la apnea de la prematuridad

Monday, January 3rd, 2011

El Caffeine for Apnea of Prematurity Trial Group (CAP) es un estudio multicéntrico (de Canadá, Australia, Europa, Israel y Estados Unidos) que viene desarrollando sus investigaciones desde hace más de cinco años. El mayor impacto se ha traducido en los resultados del ensayo clínico multicéntrico sobre la utilización de cafeína en prematuros. El ensayo clínico ha sido publicado en NEJM en dos partes:

- En el año 2006 se presentaron los datos de seguridad y eficacia a corto plazo (antes del alta hospitalaria), con unos resultados esperanzadores respecto a la reducción en la incidencia de displasia broncopulmonar (OR ajustada: 0,63, IC 95% 0,52 a 0,76, p=0,001)) y en un análisis post-hoc se aprecia también se precisa menos intervención para el conducto arterioso persistente, tanto médica (OR: 0,67, IC 95%: 0,55 a 0,81) como quirúrgica (OR: 0,32, IC 95%: 0,22 a 0,45). Sobre las fortalezas y debilidades de este potente ensayo clínico tuvimos oportunidad de comentarlo en Evidencias en Pediatría.

- En el año 2007 se presentaron los verdaderos objetivos primarios del ensayo, que no eran otros que los efectos a largo plazo (una variable compuesta de muerte, parálisis cerebral, retraso del neurodesarrollo, sordera y ceguera a la edad corregida de 18-21 meses). También los resultados resultaron esperanzadores: mejoría de la tasa de supervivencia sin retraso en el neurodesarrollo (OR ajustada: 0,77; IC95% 0,64 a 0,93; p=0.008).

Este mismo grupo CAP acaba de publicar en el año 2010 en Pediatrics el estudio de evaluación económica retrospectivo aprovechando los datos del ensayo clínico, cuyas características son: análisis de coste-efectividad, con perspectiva del tercer pagador, horizonte a 18-21 meses, tasa de descuento del 3% y análisis de sensibilidad. Los resultados son claros: el grupo de intervención con cafeína siempre es dominante respecto al grupo placebo con un ahorro de costes de 9039$ (IC95% 14749 a 3375, p=0,014).

Dos aspectos interesantes destacamos en este estudio:
1) El interés de los ensayos clínicos que incorporan un estudio de evaluación económica (en inglés se les conoce como piggy-back clinical trials). La principal ventaja de las evaluaciones económicas incorporadas a los ensayos clínicos deriva del rigor científico del propio método, que permite obtener resultados con una alta validez interna. Ahora bien, para mantener esta fortaleza se deben diseñar para recoger prospectivamente información clínica y económica, mediante la inclusión de un apartado de utilización de recursos sanitarios. La debilidad parcial del estudio de Pediatrics es su carácter retrospectivo.

2) Los dos ensayos clínicos iniciales del grupo CAP nos indicaban que la cafeína es buena y bonita, tanto a corto como a largo plazo, en el manejo de la apnea del gran prematuro. Ahora el estudio de evaluación económica nos confirma que es barata: el impacto económico que refleja este estudio convierte a la cafeína en una de las intervenciones más coste-efectivas de las valoradas en una Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales.

He ahí las “3B” de la cafeína: buena, bonita y barata.

Fuente: Pediatría Basada en Pruebas

Bajo licencia Creative Commons

La cafeína y la glucosa combinadas mejoran la eficiencia de la actividad cerebral

Tuesday, November 23rd, 2010

La combinación de glucosa y cafeína puede mejorar la eficiencia de la actividad cerebral, según un estudio reciente en el que se utilizó la  imagen de resonancia magnética funcional para identificar el sustrato neuronal de los efectos combinados de estas dos sustancias.

El estudio, que fue publicado en la revista Human Psychopharmacology: Clinical and Experimental, está dirigido por los investigadores José M. Serra Grabulosa, del Departamento de Psiquiatría y Psicobiología Clínica de la Universidad de Barcelona y miembro del Augusto Pi i Sunyer Instituto de Investigación Biomédica (IDIBAPS), Ana Adan, profesora del mismo departamento y miembro del Instituto de la UB del Cerebro, Cognición y Conducta (IR3C), y Carlos Falcón, miembro de la red de Investigación Biomédica del Centro de Bioingeniería, Biomateriales y Nanomedicina (CIBER -BBN).

“Nuestra principal conclusión es que la combinación de las dos sustancias mejora el rendimiento cognitivo en términos de atención sostenida y memoria de trabajo mediante el aumento de la eficiencia de las áreas del cerebro responsables de estas dos funciones”, explica José M. Serra Grabulosa. Esto apoya la idea de un efecto sinérgico entre dos sustancias, en los que cada uno de ellos aumenta el efecto de la otra.

En concreto, el equipo encontró que los individuos que consumían cafeína y  glucosa en combinación mostraron una reducción en la activación cerebral asociados a las tareas en la corteza parietal bilateral y la corteza prefrontal izquierda – dos regiones que participan activamente en la atención y los procesos de trabajo de la memoria. La reducción de actividad y el hecho de la no caída en el rendimiento del comportamiento que se observó durante el trabajo sugiere que el cerebro es más eficiente bajo el efecto combinado de las dos sustancias, ya que necesita menos recursos para producir el mismo nivel de prestaciones que las exigidas por los sujetos que se les administró el placebo o que tomaron sólo la cafeína o la glucosa.

Para el estudio, el equipo de investigadores de la UB utilizó resonancia magnética funcional para analizar la actividad cerebral durante las tareas de n-back, que evalúa la atención sostenida y memoria de trabajo – las capacidades básicas en la mejora de las tareas cognitivas habituales. En un diseño aleatorizado, doble ciego, los participantes fueron evaluados después de consumir una bebida que contiene  glucosa, cafeína, o la combinación de los dos o un placebo que consiste solamente en agua. Las pruebas se realizaron con una muestra de 40 voluntarios sanos en el Centro de Diagnóstico por la Imagen del Hospital Clínic de Barcelona.

Un estudio anterior del mismo equipo de investigación sobre los efectos del consumo de cafeína y glucosa reveló mejoras en la atención y la memoria declarativa, sin alteración significativa del estado de los participantes subjetiva. Las conclusiones sugieren que una combinación de glucosa y cafeína tiene efectos beneficiosos sobre la atención  y el aprendizaje y en la consolidación de la memoria verbal, ninguna de las cuales se observaron cuando las sustancias se consumen por separado.

Consumo de cafeína y glucosa y actividad cerebral. Ciencia y Alimentación

Nota del Editor: Este artículo no está destinado a proporcionar consejo médico, diagnóstico o tratamiento.

Fuente:  ScienceDaily

Bebidas energéticas populares tienen riesgos ocultos

Tuesday, November 16th, 2010

Las bebidas energéticas son enormemente populares, pero una sola podría darte más cafeína que una taza de café, según un estudio. Además, esa cafeína podría combinarse con otros ingredientes de forma potencialmente peligrosa, siendo el consumo de bebidas energéticas con alcohol una preocupación concreta.

“Lo que sabemos es que una bebida típica energizante puede tener hasta una cuarta parte de una taza de azúcar y más cafeína que una fuerte taza de café”, dijo John Higgins, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Texas en Houston, que lideró un estudio publicado en el número de este mes de Mayo Clinic Proceedings.

El contenido de cafeína de las bebidas energéticas va desde 70 a 200 mg por cada alrededor de casi medio litro servido. En comparación, una taza de café de unos 235 ml puede contener entre 40 a 150 mg dependiendo de cómo se prepare.

Aún más problemático es cómo los ingredientes a menudo no mencionados en las etiquetas – como el estimulante herbal guaraná, el aminoácido taurina y otras hierbas, minerales y vitaminas – pueden interactuar con la cafeína, indicó a Reuters Health.

Lo que preocupa es cómo esta interacción podría afectar al ritmo cardíaco, la tensión arterial e incluso estados mentales, especialmente cuando se consume en grandes cantidades, con alcohol, o por parte de atletas.

Higgins y sus colegas revisaron la literatura médica sobre bebidas energéticas y sus ingredientes entre 1976 y 2010, y descubrieron que se habían hecho pocas investigaciones sobre su impacto. Algunos pequeños estudios, normalmente sobre jóvenes adultos físicamente activos, han demostrado que las bebidas pueden incrementar la tensión arterial y el ritmo cardíaco Pero las evidencias de efectos más graves como ataques cardíacos o de otro tipo y fallecimientos son anecdóticos, escribieron.

Noruega, Dinamarca y Francia prohibieron Red Bull después de que un estudio demostrara que ratas que “fueron alimentadas con taurina exhibieron un comportamiento extraño, incluyendo ansiedad y automutilación”.

“No somos ratas, pero el consumo ha dado muestras de estar asociado de un modo concluyente con comportamiento de alto riesgo”, dijeron Higgins y sus colegas.

Las bebidas energéticas se promocionan a menudo para, y son usadas por, atletas para recibir un “empujón extra”.

Pero Higgins y su grupo subrayaron que basándose en cómo la cafeína y algunos otros ingredientes afectan al cuerpo, hay un riesgo de que las bebidas energéticas puedan deshidratar seriamente a sus consumidores.

“La posibilidad de deshidratación e incremento de la presión sanguínea hacen que el agua o las bebidas deportivas de un octanaje menor, que contienen electrolitos, algunos minerales y carbohidratos, sean una mejor opción”, añadió.

Los no atletas no deberían beber más de una al día, no mezclarlas nunca con alcohol, y beber mucha agua tras hacer ejercicio. La gente con hipertensión no debería beberlas nunca, y la gente con problemas de salud como enfermedades cardíacas debería consultar a sus médicos antes de consumirlas.

Fuente:  MedlinePlus

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...