Posts Tagged ‘niños’

Obesidad infantil, un problema del presente con mirada hacia el futuro

Thursday, August 21st, 2014

Ciencia y Alimentación. Obesidad infantil, un problema del presente con mirada hacia el futuro. Rafael Barzanallana

“Según los datos del MINSAL, el 34% de los niños chilenos menores de seis años sufre obesidad o sobrepeso”.

Lo anterior no responde a un fenómeno aislado, es una expresión de la sociedad en su conjunto. Según el informe 2014 de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Chile es el séptimo país con adultos más obesos (25,1%) y el cuarto con mujeres más obesas (30,7%).

La obesidad es la patología más prevalente en la actualidad y ha aumentado en forma dramática en niños y adolescentes en los últimos años, en especial desde los años 90. En la actualidad, las principales causas de muerte en Chile se asocian con el sobrepeso, por lo que es fundamental prevenir estas enfermedades desde las primeras etapas de la vida.

¿Qué factores se asocian a la obesidad?

La obesidad se causa fundamentalmente por un desequilibrio entre la ingesta y gasto calórico. Sin embargo, este proceso es influenciado por varios factores, tanto genéticos como ambientales.

La OMS reconoce que la prevalencia creciente de la obesidad infantil se debe principalmente a cambios sociales. En este sentido, la obesidad no está relacionada únicamente con el comportamiento del niño. Al contrario, es esencialmente una expresión de las relaciones sociales, la base económica y las políticas en todas sus aristas, sean materias de agricultura, transportes, planificación urbana, medio ambiente, educación, y procesamiento, distribución y comercialización de los alimentos. Es decir, la relación alimentaria es expresión de la sociedad.

¿Cómo avanzar hacia la disminución de la obesidad infantil?

Es una tarea inmensa. Lo que quiero expresar es que, si bien una familia puede influir en gran medida sobre los hábitos alimentarios de sus niños, esto se desvanece cuando los factores externos no proveen las herramientas de desarrollo necesarias para sostener un estilo de vida saludable.

¿Se imaginan cómo una familia que ambos padres trabajan día y noche ganando un sueldo cercano al mínimo, puedan proveer de alimentos saludables y educación a sus hijos?

Es difícil hablar de soluciones cuando el acceso a la educación y salud de calidad es deficitario. Solucionar el problema con una mirada salubrista no depende sólo del esfuerzo individual -como algunos teóricos quieren hacernos pensar-. El problema es fundamentalmente social y, por consiguiente, requiere un enfoque poblacional, multisectorial, multidisciplinario y adaptado a las circunstancias culturales.

Fuente:  Matasanos

 

“Obesidades” pediátricas: de la investigación a la práctica clínica

Friday, December 30th, 2011

Ciencia y Alimentación. Obesidad en niños. Rafael BarzanallanaSobre la obesidad infantil se habla continuamente aunque no siempre  con rigor científico. El reciente Artículo especial de Anales de Pediatría (y su editorial acompañante), firmado por los doctores Martos-Moreno y Argente, viene avalado por la experiencia de estos investigadores vinculados al CIBERobn (CIBER Fisiopatología Obesidad y Nutrición).

Puntos clave:

– Concepto de obesidad: no existe un acuerdo internacional. Es de utilidad en la infancia considerar un índice de masa corporal ? P97 para edad y sexo, con el empleo de tablas de referencia para la población a estudio.
– Concepto de obesidad mórbida: no hay un acuerdo internacional. El establecimiento de un índice de masa corporal > +3 DE para edad y sexo, con el empleo de tablas de referencia para la población a estudio, podría ser sensato.
– Concepto de obesidad de inicio temprano: no hay un acuerdo internacional. Definirla como la que se inicia antes de los 5 años de edad puede ser adecuado para enfocar estudios específicos. Otros autores, por el contrario, incluyen niños <10 años de edad.
– Concepto de obesidad común: la más frecuente en la población general, que no se encuentra asociada a ninguna entidad sindrómica ni tiene base monogénica. La obesidad «común» tiene una base poligénica.
– Concepto de sobrepeso: no existe un acuerdo internacional. Es de utilidad en la infancia considerar un índice de masa corporal IMC ? P90 y < P97 para edad y sexo, con el empleo de tablas de referencia para la población a estudio.
– El ambiente nutricional en el feto influencia el riesgo de desarrollar obesidad en la vida adulta, afectando el desarrollo neuroendocrino del hipotálamo. Por consiguiente, la nutrición perinatal y en la lactancia temprana se cree tiene una influencia programada sobre los neurotransmisores hipotalámicos, que determinará el desarrollo de la obesidad en la época adulta. Estos hechos se apoyan en las observaciones de que tanto la obesidad como la diabetes mellitus tipo 2 pueden ser alteraciones hipotalámicas y que los nacidos con bajo peso presentan, en edades posteriores, una prevalencia elevada de obesidad, diabetes mellitus tipo 2 y síndrome metabólico.
– La obesidad es una enfermedad neuroendocrinológica: la demostración de enfermedades monogénicas por afectación de la expresión de ciertos genes, así como el síndrome de disfunción ciliar primario, han demostrado una función prioritaria del hipotálamo y las neuronas que conectan sus núcleos.
– Se conocen al menos 20 enfermedades monogénicas causantes de obesidad. La existencia de obesidad grave e hiperfagia en un niño de menos de 5 años, con historia familiar de obesidad de inicio temprano, justificaría la realización de estudios genéticos. El desarrollo de microarrays de SNP de alta densidad y su aplicación en el cartografiado de autocigosidad, proporciona un método eficiente para identificar nuevos genes relacionados con la obesidad. Los estudios de asociación del genoma completo serán imprescindibles para detectar los genes implicados y explicar la susceptibilidad individual.

 

Ampliar información en: Pediatría Basada en Pruebas

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Bajos niveles de vitamina D aumentan el riesgo de infecciones respiratorias infantiles

Tuesday, December 28th, 2010

Los niveles de vitamina D de los recién nacidos parecen predecir su riesgo de infecciones respiratorias y la ocurrencia de sibilancias durante la infancia, aunque no el riesgo de desarrollar asma, según un estudio del Hospital General de Massachusetts en Estados Unidos que se publica en Pediatrics. Los resultados apoyan la teoría de que la expansión de las deficiencias en vitamina D contribuye al riesgo de infecciones.

Según explica Carlos Camargo, responsable del estudio, “nuestros datos sugieren que la asociación entre vitamina D y las sibilancias, que pueden ser un síntoma de muchas enfermedades respiratorias y no sólo asma, se debe en gran medida a las infecciones respiratorias”. El investigador añade que las infecciones respiratorias agudas son un importante problema de salud en niños, como en el caso de la bronquiolitis.

Los investigadores analizaron datos de un estudio sobre asma y alergia en Nueva Zelanda y siguieron a más de 1.000 niños de las ciudades de Wellington y Christchurch. Amas de casa o estudiantes de enfermería recogieron una variedad de medidas, incluyendo muestras de sangre de cordón umbilical de los recién nacidos de las mujeres que participaron en el estudio.

Estas madres después contestaron cuestionarios sobre la salud respiratoria de los niños entre 3 y 15 meses después y anualmente hasta que los niños tenían 5 años. Las muestras de sangre de cordón fueron analizadas en relación a los niveles de 25-hidroxivitamina D (25OHD), que se consideran la mejor medida del estatus de la vitamina D.

Ampliar información en: JANO.es

Las bacterias intestinales reflejan nuestra alimentación

Monday, August 9th, 2010

Las bacterias en el intestino son un reflejo de nuestros hábitos alimentarios, con una dieta con filetes de carne y bombones, no es sorprendente que los niños europeos tengan una flora intestinal pobre.

Nuestro aparato digestivo está repleto de bacterias, muy útiles para nuestro bienestar, ya que proporcionan al sistema digestivo las enzimas necesarias para digerir ciertos alimentos. Además, impiden que otros microorganismos dañinos colonicen el intestino y nos hagan enfermar. La mayoría de ellos se aportan por la madre y luego por medio del  ambiente y los alimentos. A lo largo de la vida, la población de enterobacterias pueden evolucionar.

Los científicos han planteado la hipótesis de que nuestros estilos de vida y la dieta, higiene y asepsia también privan a nuestro intestino de las bacterias buenas, conduciendo al aumento de enfermedades en los países occidentales, alergias, inflamación intestinal o reacciones autoinmunes. Para comprender mejor la relación bacteria-huésped, se inició la investigación en los últimos años. Estudios anteriores también han mostrado la importancia de los virus entéricos.

Investigadores de la Universidad de Florencia (Italia)  están ahora interesados en la comparación de  las enterobacterias  de los niños europeos (de Italia) y los niños en zonas rurales de Burkina Faso. Los niños africanos comen parecido a los hombres de hace 10000 años, en los inicios de la agricultura. La comida es rica en fibra, granos y proteínas de origen vegetal. Los niños europeos, a su vez, comen mucha carne, azúcar y grasa, pero muy poca fibra. ¿Qué consecuencias tiene para la flora intestinal?

Las bacterias en las heces de 15 niños en cada grupo, con edades de 1 a 6 años, se analizaron por secuenciación de ADN. Las bacterias fueron identificadas por RNA, llamado 16S, característicos de cada especie de bacteria. Los resultados fueron publicados en la revista PNAS.

Solociencia.es, bacterias en intestino de niños

Los niños de Burkina Faso pueden digerir la celulosa

Los niños alimentados con lactancia materna por lo general tienen las mismas bacterias en ambos grupos, probablemente porque se alimentan con la misma comida. A la edad a la que los niños empiezan a comer la comida típica de su país, las poblaciones de enterobacterias  varían mucho entre los dos grupos.

En primer lugar, la diversidad bacteriana es mucho mayor entre los africanos. Además, la proporción de Bacteroidetes y Firmicutes (Latino: firmus, fuerte, y cutis, la piel, refiriendo a la pared de célula), dos tipos de enterobacterias, se invierte. Las primeras son abundantes en los jóvenes africanos, y son estas últimas los que predominan en las heces de los europeos. También se sabe que las Firmicutes pueden encontrarse en abundancia en los pacientes obesos , sin que la causa y el efecto estén establecidos.

Mientras que los niños de Burkina Faso portan bacterias del género Prevotella y Xylanibacter, con genes capaces de digerir la celulosa  y xilano (el componente fibroso de las plantas), los niños europeos están desprovistos.

Por lo tanto, parece claro que los hábitos alimenticios crean y mantienen la población bacteriana del intestino. El de los niños de África se adapta perfectamente a sus alimentos, lo que les permite aprovechar la energía de las fibras que constituyen el grueso de su dieta. También les protege contra la inflamación o infección más que sus homólogos italianos. La gran diversidad de su flora intestinal, probablemente debido a un variado ambiente para las bacterias y una dieta rica en fibra, hace que también puedan adaptarse más fácilmente a una dieta diversificada.

Los médicos, que hasta ahora han tendido a subestimar la importancia de las bacterias intestinales, actualmente están buscando desarrollar píldoras probióticas para enriquecer la flora intestinal de los pacientes. Las consecuencias podrían ir desde un simple confort  digestivo hasta una mejorar de enfermedades crónicas del intestino.

Futura-Santé

La detección de colesterol en niños podría salvar vidas

Thursday, July 22nd, 2010

Cientos de muertes prematuras por cardiopatía coronaria se podrían evitar cada año en los EE.UU. si revisaran a todos los niños sus niveles de colesterol a los 11 años.

Esto es según William Neal de la Universidad de Virginia Occidental en Morgantown (EE.UU.), y sus colegas, que afirman que los métodos actuales de prueba sólo verifican si en los niños el colesterol alto es de origen familiar, lo que da lugar a que un tercio de las personas no se beneficien del tratamiento.  La evidencia sugiere que el tratamiento de niños con colesterol elevado reduce el riesgo de padecer enfermedad coronaria en el futuro.

Neal empleó datos de un esquema de selección  previsto para todos los alumnos de las escuelas estatales,  de 10 u  11 años, en West Virginia en el añom 2000.  De 20266 niños, 268 tenían niveles de colesterol que precisaban un examen para la adminsitración de estatinas para reducción de colesterol. Un tercio de estos niños se habrían perdido el tratamiento si el examen siguiera las directrices actuales, que se centran en la historia de la familia. (Pediatría, DOI: 10.1542/peds.2009-2546 ).

Pero los críticos dicen que esto no justifica el costo: “Más del 90 por ciento de los niños en este estudio no tiene el colesterol alto, haciendo el tamizaje universal difícil de justificar”, dice Ellen Mason, enfermera cardíaca senior de la British Heart Foundation (Fundación Británica del Corazón) .

Fuente:  NewScientist

_________________

Enlace de interés:

Planeta Medicina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...